Lo que no me gusta de Futurama

2 Ago

Hoy, de forma excepcional, The R Lounge se emite a través de Antena 3.

El regreso de Futurama hace ya más de un mes ha traído alegría y jolgorio a los fans… en un claro caso de

quiero y no puedo. Aunque nos esforcemos en creer lo que no es, aunque nos gustaría amar estos nuevos episodios, la cosa no está a la altura de la pre-cancelación, ni siquiera de las películas buenas. Si exceptuamos el último episodio emitido, esta vez sí, gigantesco, sin atisbo de autoconvencimiento forzado (¿por qué no fue éste una de las películas?), lo que más nos ha llamado la atención en esta nueva etapa ha sido la habilidad de los guionistas para sacar a Amy medio desnuda en cada episodio (o vestida de dominatrix). Por lo demás, ni siquiera un episodio que tenía el éxito a huevo, el de Zapp y Leela convertidos en los únicos humanos sobre un planeta selvático, ha cumplido las expectativas. De acuerdo, no se puede ir pidiendo a la ligera una tercera temporada de Kim Possible o una cuarta de Los Simpson, pero tampoco está de más pedir algo con un poco más de empaque que una sexta de Perdidos o, glup, una octava de Frasier. El episodio de la máquina del tiempo nos ha devuelto esperanzas, pero cinco episodios reguleros y uno bueno no son precisamente una promesa.

La cosa, repito, no está a la altura de la precancelación, pero tampoco es cuestión de ensalzar a las cumbres de la perfección a las cuatro primeras temporadas, porque perfectas no son. El conjunto de sesenta y tantos episodios originales resulta muchísimo más redondo que, por si hace falta decirlo, el de Los Simpson (ya los capítulos de mierda igualan en número a los buenos, coleguis); y que el de la mayoría de series que pululan por ahí. Pero Futurama tiene cosas que me molestan, y ya va siendo hora de que lo diga. No, no es tan fácil encontrar artículos/reseñas/gente en el autobús que señalen los puntos negros de Futurama como ocurre con Los Simpson, de los cuales sí tenemos mucho material.  De hecho, en este mismo blog tenéis una descafeinada muestra (no me desaté todo lo que podría con el tema). El aparente tabú sobre el asunto es en cierto modo comprensible, el dolor por la desfiguración de Los Simpson es demasiado grande como para ahora empezar a sacarle las debilidades a Futurama, mucho más compacta y superior en conjunto… Más cercana a la perfección a la que tan fácilmente pudo aspirar la familia amarilla.

Hay cosas que jamás reprocharíamos a Futurama y que en Los Simpson son poco más que una lacra. Por ejemplo, que los guiones desemboquen siempre en una secuencia final de peligro y acción ante la ineptitud de los guionistas para resolver las tramas de forma cotidiana y a la vez memorable. La naturaleza de comedia de ciencia ficción y aventura de Futurama la hace adecuada para algo así; pero que últimamente cada discusión matrimonial de Homer y Marge (o la amistad entre Bart y Nelson, o el intento de reunir a los padres de Milhouse, o…) tenga que resolverse con una secuencia en la que alguien se pone en peligro de muerte porque los guionistas se ven incapaces de resolver la pelea de turno de alguna forma interesante y no brucewillisiana, no tiene nombre. En este caso, achacar a la una lo que no se le critica a la otra está justificado. Por el contrario, poco se ha hablado de cosas (GAVILANES: ESTA NOCHE A LAS 22:00) que afectan de forma evidente a Los Simpson y que tienen su reflejo en Futurama. Las descaracterizaciones, por ejemplo.

El último tramo de la serie (siempre hablando de las cuatro temporadas originales) estuvo sobrecargado de Bender. Al igual que en la segunda temporada de Los Simpson Bart se reveló como la estrella de la serie, Bender, de forma más tardía, parecía el único personaje que merecía la pena. Normal, era el más irreverente, el que fumaba, el que hacía los chascarrillos, el de las coletillas… Dejemos clara una cosa: Futurama es la serie de Fry. Él se nos presentó como el protagonista, él llevó una pizza a B. O. Unpringao, él se congeló, el se despertó en el año 3000 y aunque nos joda, los demás personajes, aunque tienen su vida, giran en torno a él. Esto no es como 7 vidas, en la que el coma de Toni Cantó solo sirve para que haya un capítulo 1 bien marcado. Futurama es la historia de Fry. Pero Bender se reveló al poco de comenzar la serie como un robaescenas (y ladrón en general) nato, lo cual presentaba una variante estimulante para la serie. Gracias a capítulos enormes como el del infierno robot conocimos un poco más en profundidad a este robot con una suma de más de 100% de material metálico en su cuerpo, pero llegado un punto, los capítulos de Bender se convirtieron en un constante “eh, miradme, soy Bender” (sí, frase incluida). Recordemos el penoso episodio de Beck, en el que la subtrama con Fry, Leela, Amy y Zoidberg molaba como cien veces más que la insoportable historia de Bender. Y el del planeta egipcio, que no estaba mal, pero ya comenzaba a delimitar el patrón por el que se moverían los episodios futuros centrados en el robot: Bender es el mejor, el único. Bender es un faraón, Bender es un dios para unos bichitos que se instalan en su culo (este capítulo si mola), Bender se convierte en la campeona de las olimpiadas para fembots, Bender lidera a un grupo de robots desactualizados, Bender se convierte en el personaje más polémico de la televisión. Éste último ya parece casi una parodia. El chiste recurrente del profesor enviando precisamente a Fry, Leela y Bender pero no a otros (“y quizá Zoidberg, si le apetece”) a una misión peligrosa se convirtió llegado a un punto en un coñazo. Muchos capítulos tenían a Bender metido con calzador en la trama porque sí, como aquél en el que Fry y Leela consiguen superpoderes y combaten el crimen… junto a Bender, porque como es un robot, hace cosas que parecen superpoderes. La última temporada de Futurama representó un curioso pulso de popularidad entre Bender y Fry, porque Bender tuvo un montón de capítulos intrascendentes para él solo y Fry tuvo pocos, pero todos muy intensos y complejos. Lástima que se note más la cantidad del primero (para mal) que la calidad del segundo (para bien). Ah, ¿y puede alguien explicarme por qué la primera película, centrada en Fry a más no poder, se llama El gran golpe de Bender? ¿Y por qué sale Bender gigantesco en la carátula del DVD? El carácter de robaescenas de Bender se volvió muy fastidioso llegado un momento, demostrando que funcionaba muchísimo mejor (en esa etapa) como secundario o como apoyo, mucho mejor que Zoidberg o Hermes, que por aquel entonces se

Volvemos en cinco fotos de Amy.

limitaban a interrumpir con alguna frase absurda (o rima jamaicana en el caso de Hermes).

Precisamente Zoidberg y Hermes, entre otros, se convirtieron en

Una foto aleatoria de un mono y volvemos.

una nube indefinida en los últimos episodios. No eran secundarios. No eran ni terciarios. Eran frases extrañas con patas. Da la sensación de que se convirtieron en auténticos estorbos en la serie para los guionistas, a no ser que protagonizasen un episodio, o fuesen parte de alguno de esos episodios corales tan memorables (el de la paracaja, el de la fuente de la juventud). Seguro que no soy el único que ha desarrollado cierta antipatía por ellos por culpa de esto. ¿Qué sentido tiene que aparezca Zoidberg de la nada para hacer un comentario totalmente ajeno a su personalidad o a la de cualquier otro personaje en una trama en la que ni pincha ni corta? Todo el cariño que pudimos desarrollar por él, o por Hermes, se volatilizó por culpa de estas apariciones tan desdibujadas. Igualmente tuvo culpa el que se quemaran tanto sus rasgos definitorios. Después de insistir durante cincuenta capítulos con el rollo de que todo el mundo odie a Zoidberg y que sea más pobre que las ratas, y NADA MÁS, me canso.

Amy no degeneró tanto como éstos dos. No porque estuviese buena, sino porque tuvo cabeza y se arrimó a Kif. Y es que Zapp y Kif jamás decayeron. Hablando de personajes periféricos, Mamá fue algo así como la gran decepción. Durante las primeras dos temporadas Mamá fue la mala malísima de dos gigantescos episodios, el de las sardinas y el del levantamiento de los robots contra los humanos (a.k.a. “el de la tarjeta de felicitación bolchevique”), pero después de eso su degradación a figurante con frase fue tan lamentable como ridícula; y si no me creéis poneos el capítulo de los trescientos pavos de la devolución de hacienda y veréis. Mamá es una versión actualizada y supercorporativa del señor Burns, pero muchísimo menos interesante. Tuvo dos papelones en estos dos episodios que he dicho antes, pero a partir de ahí se vio reducida al chiste de abofetear a los hijos y a lo de parecer muy adorable y luego ser una borde. Hasta se desaprovechó en el genial episodio del boom bursátil de Planet Express, donde debería haberse salido por los cuatro costados. MUY MAL.

Tal vez lo que más me moleste de Futurama sean las estrellas invitadas. Seamos serios, gente de la Fox. Futurama no es Los Simpson, así que no se puede tratar de utilizar con ella los mismos trucos; y mucho menos si Futurama no goza ni de la mitad de popularidad de la otra serie de Groening. Querer llenar una serie como Futurama, de baja audiencia y fama, con voces famosas para equipararla a Los Simpson puede tener consecuencias catastróficas en forma de una lista de celebridades que da vergüenza ajena por lo cutre. “Eh, Fry, ¿a quién quieres que se parezca tu novia robot?”. “Pues no sé, a la actriz más barata pero medianamente famosa que podamos conseguir con el presupuesto de esta serie… ¿Lucy Liu? ¡Sí, claro, me encanta Lucy Liu, creo que no hay una tía más buenorra en el mundo!”. El quiero y no puedo (segundo quiero y no puedo del día) canta demasiado. Hay algunas apariciones divertidas (pero también baratas), como la

de John Goodman como Santa Claus o la del reparto de Star Trek, pero… ¿Parker Posey? ¿Sarah Silverman? ¿Conan O’Brien? ¿Rosseanne Barr? ¿Paulie Short, por el amor de…? Es una lista peor que el puñado de actores del cohete aquel que se iba a estrellar contra el sol con Homer y Bart dentro. No, Futurama no es precisamente Will y Grace en cuestión de estrellas invitadas, y por lo que se ve, en Comedy Central han tomado buena nota y han prescindido de las voces estelares de segunda fila para los nuevos episodios. Bien por ellos, al menos en este aspecto.

¿Sabéis que podría no quedar bien en Futurama pero lo hace? La reaparición en forma de cameos de personajes episódicos del pasado, un asunto mucho mejor tratado que en Los Simpson. Mientras que personajes de peso como Mamá se ven reducidos a lo que se ven reducidos en los últimos episodios, los episódicos reaparecen con bastante gracia. Roberto, el robot apuñalador (y el mejor robot de todo el universo de Futurama), cuando reaparece alguna vez, hace lo que se espera de él, es decir, apuñalar al aire entre grititos psicópatas. Igualito, igualito que Allison Taylor en Los Simpson, vaya, que de antagonista de Lisa en uno de los episodios más complejos de la niña, pasa a ser una idiota de encefalograma plano que hace bulto junto a Sherry y Terri cuando aparece Alex Whitney (TQTC).

Esto último lo comento para terminar con una nota alegre un texto bastante negativo sobre una serie que por todo lo demás, amo y reviso mil veces al año. Futurama parecía acabada, pero ha vuelto, y aunque no tenemos razones para esperar LO MEJOR de los episodios futuros (no, sobre todo si la serie se suma a la lacra simpsónica de centrar episodios en personajes que no dan la talla para ello, como Willie, o Gil, o… Tenazas), pero tampoco necesariamente lo peor. Dediquémonos a echar la vista atrás y a analizar un poco la serie, que ya lleva suficientes kilómetros recorridos como para que tengamos material de discusión de sobra. Sí, Futurama ha recorrido un largo camino desde que un viejo borracho la creara para saldar sus deudas de juego. Y ahora Miguel Roselló les deja con lo que todos ustedes estaban deseando ver: desnudos pornogr

Este espacio ha sido ofrecido por Kit Kat.

"El verano por fin ha llegado, y la gente ha empezado a llenar las playas".

6 comentarios to “Lo que no me gusta de Futurama”

  1. L. Norton 02/08/2010 a 21:01 #

    Que sepas que me acabas de proporcionar los minutos más graciosos de mi última semana. Y, la verdad, nunca me había parado a pensar en esos puntos que mencionas, pero tienes razón al 99% (yo amaré a Zoidberg toda mi vida).
    Vivan los cortes de publicidad de Antena 3!

  2. Señor E 02/08/2010 a 21:40 #

    Lo mejor es el anuncio de ING Direct aunque el que más gracia me hacía de esos anuncios Freshbanking es de los botones entregando ramos a todo el mundo.

    Siento no hablar tan profundamente de Futurama porque no he visto la serie entera pero de esta si he visto más capítulos que de Los Simpson gracias a La Sexta y a un horario adecuado.

    Y gracias por poner a la mozuela de las telenoticias.

  3. Miguel Roselló 02/08/2010 a 22:49 #

    Yo quería poner un anuncio de ING de los de Matías Prats, pero el pueblo español no está demasiado interesado en recopilar un integral de anuncios de bancos para youtube, así que me he conformado con lo que había. ¡En qué mundo vivimos!

    Ay, qué cosas más bonitas me dices, L.

  4. Hustinetten 03/08/2010 a 10:26 #

    Ole y bravo por este estupendo repasito a Futurama con el que coincido bastante. A mí lo que menos me gusta de ella son los niños, es decir, el hijo de Hermes y el clon del profesor. Sus apariciones me parecen atroces. Estoy pensando en el capítulo en el que les da por imitar a un Bender con la gracia en su brillante, metálico y explotado culo (como bien señalas)…uf, el resultado es horroroso (in my humble opinion, porque me parece tan malo que siempre pienso que tiene que haber algo por ahí, una parodia, lo que sea, que no pillo).

    De la última temporada sólo he visto el primero y no me gustó demasiado, me dio la sensación de que era como una revisión del de la fuente de la juventud pero con mucha menos chicha. Como Futurama me hace muchísima más gracia doblada que en versión original, posiblemente esperaré a ver el resto de episodios aquí, en Fox, supongo ¿la Sexta los

    TUNTUN TUN-TUN ¡VOLVEMOS EN 30 SEGUNDOS!

    pondrá?)

  5. Miguel Roselló 03/08/2010 a 10:41 #

    También es verdad lo del doblaje. Hasta la llegada de los DVDs a mi casa, siempre la he visto en español, y desde luego es la primera vez que veo capítulos de estreno en V.O. antes que en versión doblada. Cuando se emitan aquí no será en la Sexta, será en Neox (sí, Antena 3 ha vuelto a comprar la serie y ahora está emitiendo las cuatro películas divididas en episodios).

    Y amí tampoco me gustan los dos críos. Especialmente el hijo de Hermes…

    Por cierto, dale al menos una oportunidad más a los nuevos episodios; ponte el capítulo de la máquina del tiempo, es gigante, de verdad.

  6. Bender 07/09/2010 a 6:04 #

    A my me hacen morir de la risa las partes de donde Hermes demuestra su odio asia Zoidberg y como en el episodio en que Bender se une a la mafia, en la escena en que Leela destroza el techo con la nave espacial, Hermes lo responsabiliza y se lo descuenta de su salario y Zoidberg llora jajjaaa, y al contrario a mi me da risa las escenas en que el Profesor manda Fry, Leela y Bender a misiones suicidas sin ninguna preocupación y con gusto, en el capitulo “Donde bagan los Bugalos” bender le contesta “España – Maldito seas vejestorio!!!” “Latino – Muerase usted Viejo!!!” también las constantes burlas de Amy hacia Leela, o de las de todos a las costumbres de la época de Fry, en mi opinión los mejores capítulos de Futurama son “A Flight To Remember” “Mother’s Day” “Roswell That Ends Well” “The Farnsworth Parabox” “The Late Philip J. Fry” y la mejor pelicula es “The Beast with a Billion Backs”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: