Origen (Christopher Nolan, 2010)

11 Ago

Perplejo me quedo cuando recuerdo las entrevistas a Leonardo DiCaprio previas al estreno de Origen, en las que aseguraba verse incapaz de explicar el argumento de lo nuevo de Christopher Nolan. Una de dos: o DiCaprio es cortito de luces o no tiene un pelo de tonto. Apuesto por lo segundo. Tanto DiCaprio como el resto de la promoción nos han vendido una película diferente a todo lo visto hasta ahora, de compleja concepción y de la cual lo único que se podía alcanzar a explicar con palabras era que se desarrollaba “en el interior de la arquitectura de la mente”. Muy hábil, Nolan. Que conste que no seré yo el que se queje. Por una vez la batería promocional del cine se empeña en vendernos no lo mismo de siempre, sino algo diferente (igual a extraño, que es igual a incomprensible, que es igual a veneno para la taquilla); y resulta bastante estimulante. Sobre todo si el público responde tan bien como está respondiendo.

Hablando en términos de abuelete carca pero, a quién vamos a engañar, ciertos aunque nos joda, el cine y el resto de las artes audiovisuales se están yendo a pique porque el público con capacidad de decisión se compone en su mayoría de adolescentes (o tipos con mentalidad de) que lo que buscan son películas sencillitas que puedan seguir teniendo un ojo en la pantalla y otro en el Messenger o en el móvil. Una película que requiera toda su atención resulta una incomprensible pérdida de tiempo que no merece la pena, y en Hollywood están totalmente sometidos al beneplácito de este público (para que luego se hable de la tiranía de los medios), con el consiguiente círculo vicioso. Origen se sale por la tangente y ofrece precisamente lo que tanto asusta al público: una película que hay que seguir con extrema atención y sin distraerse un segundo. Niño, guárdate el puto móvil en el bolsillo y mira la película porque no te vas a enterar de nada. Tranquilos, no estamos ante un barullo incomprensible Origen se sitúa en ese punto perfecto en el que la complejidad no se convierte en un caos imposible de seguir si no tienes una libreta al lado (espero que Guy Ritchie esté leyéndome y tome nota). Su complejidad se traduce en un flujo constante de acontecimientos y personajes a través de una trama a distintos niveles en la que hay que estar continuamente reconstruyendo lo acontecido hasta el momento, lo cual convierte las dos horas y media de metraje en un apasionante reto que impide que el interés decrezca un solo segundo. Y sin embargo, todo es más sencillo de lo que parece.

De hecho, así de sencillo.

Origen es, según los carteles, una historia que se desarrolla en el interior de la arquitectura de la mente, lo cual suena mil veces más guay que “thriller a contrarreloj”, a dónde va a parar. Hablar de una trama imposible de describir con palabras te sube de golpe mil puntos de carisma que jamás conseguirías hablando de una peli en la que un tipo contrata a unos ladrones para que sustraigan información valiosa de otro tipo. Y eso de la técnica de inception resulta fascinante y misterioso, mucho más que un vulgar lavado de cerebro. Origen es un thriller cargado de emoción y acción, a priori similar a muchos otros que hemos visto antes, pero que se construye en base a elementos alejados de lo convencional. Como una escultura de Audrey Hepburn creada a partir de alambre enrollado. De hecho, la premisa convencional que he descrito se revela como un McGuffin como la copa de un pino: la naturaleza de la información a rescatar de la mente del personaje de Cillian Murphy se va volviendo irrelevante conforme avanza la trama, quedando reducida finalmente a “lo que hay que conseguir y por lo que nos estamos dando de hostias”, como un Arca de la Alianza cualquiera. Todo en virtud de un impresionante despliegue visual, no tanto por su espectacularidad (que también) sino por su ingenio al recrear un mundo, el de los sueños, cuyas reglas siempre han estado implícitas en nuestra mente pero que nunca hemos sopesado de modo consciente, y mucho menos visto puestas en práctica transformadas en metodología y nomenclatura. Al moverse la trama por un mundo tan familiar para nosotros, la complicidad es instantánea, y aunque por las interminables parrafadas explicativas de su guión Nolan parezca pensar lo contrario, los conceptos que maneja la película son fáciles de asimilar para un espectador que haya soñado por lo menos una vez en su vida.

El protagonista es en este caso, y para no variar en Nolan, un sujeto torturado, un trasunto del detective privado de trágico pasado que se dedica a conseguir información… entrando en los sueños de las personas. En un primer instante uno se cuestiona la necesidad de que este ladrón de ideas interpretado por Leo DiCaprio tenga que tener por fuerza un pasado que le tortura constantemente, y la cosa huele a impostura, a cliché de un cine supuestamente elevado (¿un protagonista feliz? ¡a quién se le ocurre!). Pero pronto comprendemos la utilidad de este aspecto argumental, cuando los dolorosos recuerdos de Cobb se tornan en un estupendo factor de incertidumbre e intriga que en cualquier momento puede interferir en la misión y darla al traste. Estos recuerdos se condensan en una proyección física de la mujer de Cobb, interpretada por Marion Cotillard, el único de los personajes aparte de Cobb medianamente interesante, aunque sólo sea por tratarse de una piña de emociones, recuerdos y aspiraciones del propio Cobb que surgen sin aparente coherencia. Los demás personajes no por planos resultan prescindibles. Estamos ante la historia de un grupo de “ladrones de sueños” con DiCaprio a la cabeza; los demás, desde Joseph Gordon-Levitt (¿por qué se parece tanto a Heath Ledger?) hasta Ellen Page son su equipo de ayudantes, y cumplen perfectamente la función que se espera de ellos. En general el reparto está bien, aunque ninguno consigue la interpretación de su vida.

La película cuenta con un guión inteligentísimo que se nutre y beneficia de las peculiaridades del mundo de los sueños que retrata, especialmente la dilatación del tiempo. En la película se “matematiza” eso que ya sabemos todos: que durante una siesta de cinco minutos tu cerebro puede montar una película de una hora. Así pues, estos ladrones de sueños saben que dentro de un sueño su margen de tiempo para actuar aumenta doce veces, y aún más si logran introducirse en un sueño dentro del sueño (por supuesto no se desaprovecha la posibilidad de convertir el seguir descendiendo a un nuevo sueño en algo peligroso). De este modo la película convierte su segunda mitad en un continuo clímax (arropado por la bestial música de Zimmer) que dilata el tiempo que tarda una furgoneta en caer de un puente al agua hasta una hora, una hora impresionante en la que asistimos a cuatro líneas de acción simultáneas en una carrera contrarreloj por la información misteriosa y en la que Nolan despliega el grueso de la imaginería visual en todo su esplendor. No hay momento para el aburrimiento en este agotador tramo de la película, en la que la información vuela frente a nuestros ojos con la misma velocidad con la que se derrumban los edificios o París se pliega sobre sí misma. En este momento cabe preguntarse si las críticas vertidas sobre la frialdad de la película son infundadas. No tiene sentido negar que Origen, como El caballero oscuro, es deliberadamente metálica y fría, desasosegante, pero diría que es exactamente lo que requiere la película. La historia de (des)amor de Cobb es un pequeño destello de humanidad entre tanta línea recta y precisa, pero finalmente se ve convertida, como ya dije antes, en un recurso del guión; que no sólo incide en el desarrollo de la trama, sino que se constituye en ventana hacia un final definido. Un final, por cierto, con un pegote bastante chapucero, tal vez la única pega que puedo encontrar. Por lo visto hoy en día no se puede cerrar una película con un final normal y corriente, cerrado y sin ambigüedades, no vaya a ser que todo el conjunto quede como un recuerdo frívolo e inequívoco. Sólo así se explica un detalle final tan innecesario como artificial, tan poco meritorio como coger a última hora el guión terminado y apuntar al final una frase de cualquier manera con un bolígrafo. Y todo para conseguir la obvia incertidumbre final, como si no nos hubiésemos imaginado antes la posibilidad que sugiere, y como si no tuviésemos ya bastante que discutir fascinados una vez hemos salido de la sala.

Bueno, qué, ¿os venís a verla otra vez?

17 comentarios to “Origen (Christopher Nolan, 2010)”

  1. Hempfreud 11/08/2010 a 13:37 #

    te has pasado tres pueblos miguel.

    la película hace aguas en muchos aspectos…

  2. Manu 11/08/2010 a 14:10 #

    La película está bien, teniendo en cuenta el resto de la cartelera (con Toy Story 3 ya vista y sopesando estilos). Pero llevar meses y meses esperando esta película genera unas expectativas que dificilmente se cumplen. Ya me pasó con El caballero oscuro, que realmente está muy bien, pero para darme cuenta de ello tuve que verla dos veces, ya que la primera vez salí del cine algo desencantado (tan grande era lo que esperaba).
    Lo que no me ha gustado de esta película ha sido en qué se sustenta el argumento. Meter una idea en la mente de alguien, robar información directamente del cerebro de un sujeto y todo eso está muy bien, pero… La base de la película es que como a un empresario le han querido robar una idea, quiere contratar al mismo equipo tras intentarlo fallidamente (wtf?) para que introduzcan una idea en un chiquillo, que disuelva la industria de su padre, y así el empresario primero podrá ser el número uno…
    Para ser un thriller que se desarrolla en la arquitectura de la mente, la premisa es bastante pobre. Que sí, que luego ésto se diluye con todo lo que viene después; pero si tienes en mente de vez en cuando el por qué están ahí, la cosa pierde un poco de fuelle. En ese aspecto esperaba más grandiosidad.
    El resto bien, muy original, los actores cumplen (¡¿ves cómo Joseph Gordon-Levitt es clavadito a Heath Ledger?!), de la música no se podía esperar menos con el compi Hans al frente, y el final… Bueno. Es verdad que últimamente parece que hay que dejar las cosas en suspense, pero yo creo que ha sido un paso más, ¿no? Se muestra el tótem para que la gente piense que se cae (y ése sería el toque final de la película), se tambalea, pero recupera su equilibrio, y… fin. Yo más bien entendí “podría dejarte con la intriga de que realmente esa realidad no es verdadera, te meto el miedo cuando parece que va a caer, pero no, todo está bien).
    En flin, de momento yo le doy un 7. Quizás si la vuelvo a ver o si sueño, me despierto con la idea (mía propia, por supuesto) de darle más nota…

    PD.- Sí, se convertirá en un rumor manido, obvio, tópico, pero… Joseph Gordon-Levitt como Enigma. Anda que no se parecía también al villano en ésta película, y viendo cómo Nolan se está pareciendo a Burton en esto de repetir con actores, no lo veo raro ^^

    • Miguel Roselló 11/08/2010 a 14:57 #

      Tras verle la cara al Gordon-Levitt éste me parecería malsano verle como Enigma en BATMAN. Nolan negando la evidencia: Ledger está muerto.

      • Miguel Roselló 11/08/2010 a 14:58 #

        Y vuelve a verla cuando llegue el momento, que por lo que cuentas estuviste muy tenso entre expectativas y demás rollos. Take it easy.

        Yo no me monté ninguna expectativa, ni buena ni mala, aunque esperaba más éxito que fracaso.

      • Manu 11/08/2010 a 22:19 #

        Es que vivo tenso últimamente :P
        Por cierto, quede olvidado mi comentario sobre el final, que me parece que me hice la cabeza un lío, pero coincido con lo que dice SkullBoarder sobre que fue acertado por el “grito” del público con el golpe de negro: aquí también se produjo :)

  3. María 11/08/2010 a 14:12 #

    me lo pasé en grande en el cine, todo el rato en tensión y con los ojos bien pegados a la pantalla ^^ ¡me gustó mucho!

    por cierto, me ha encantado la escultura de Audrey jeje

  4. SkullBoarder 11/08/2010 a 14:31 #

    Poco me queda por comentar o añadir, si superpones mi crítica con la tuya es bastante evidente que la peli nos ha causado una impresión casi equivalente (grandes mentes la tuya y la mía, sobretodo la mía, muahaha).

    Si acaso lo del final nos desmarca. Es cierto que es completamente artificioso, y más todavía que la gente se lo esperaba, esa ambigüedad tan impuesta con la imagen del tótem. Podría haberse resuelto de forma más sutil, repartiendo las dudas por la peli como se hizo en Desafío Total, pero que utilicen el tótem para crear la duda es apropiado y elegante, pero sí, también artificioso. Y no negarás que la gente estaba en vilo esperando a ver si caía o no, y el grito generalizado en el golpe a negro lo convierte en un acierto, pues ha cumplido con lo que se esperaba.

    Hablaba con un amigo sobre la posibilidad de que toda la operación fuera en realidad una artimaña de su padre, para meterle a Cobb un Origen que le hiciera perdonarse a si mismo por la muerte de su mujer. Creo que es necesario un segundo visionado para corroborar la posibilidad o descartarlo, pero es evidente que el personaje de Michael Cane aporta bastante poco a la peli de por si.

    Seguro que la veré otra vez, así que me fijaré en esto.

  5. Señor E 11/08/2010 a 14:38 #

    “Al moverse la trama por un mundo tan familiar para nosotros, la complicidad es instantánea, y aunque por las interminables parrafadas explicativas de su guión Nolan parezca pensar lo contrario, los conceptos que maneja la película son fáciles de asimilar para un espectador que haya soñado por lo menos una vez en su vida.”

    Quizás esta sea la causa principal de muchas por la que me ha gustado muchísimo la película. La película ha sido como tomar las pastillas de una tableta Nestlé de chocolate con leche.

    Y por supuesto que voy a verla otra vez pero eso será cuando salga el BluRay.

  6. Señor E 11/08/2010 a 17:11 #

    Ostras, se han añadido la opción Responder como en Blog de Cine.

  7. Señor E 11/08/2010 a 17:16 #

    Jolines, he dicho “se han añadido”. Eso pasa por escribir a toda leche y pensar que todo lo que he escrito no necesitaba revisión gramatical…

  8. Marinovski 11/08/2010 a 22:36 #

    “y aunque por las interminables parrafadas explicativas de su guión Nolan parezca pensar lo contrario”…bueno…las explicaciones no sé yo dónde estaban. La verdad es que no oí en ningún momento una aclaración coherente con respecto al tema de los sueños. Que oímos la palabra “sujeto” y ya creemos que está hablando de psicoanálisis. Las explicaciones que se daban eran sólo aparentes, eran pseudoexplicaciones. Me habría gustado algo un poco más denso, o como quieras llamarlo, con más chicha, más profundo, que se moje, que transmita un mensaje más rotundo y firme. Creo que esta peli ha sido bien recibida porque en realidad es más de lo mismo, acción rápida y efectismo. Por eso hay que estar tan atento cuando la ves, porque está hecha para hiperactivos que se impresionen con el crujir de taxis.

    • Miguel Roselló 12/08/2010 a 16:08 #

      Tal vez ibas buscando lo que ORIGEN no era. No se trata de un tratado contundente y científicamente exacto (ni busca serlo) sobre el funcionamiento de los sueños. Se trata de un mundo de los sueños inventado para una ficción, con una coherencia sólida INTERNA, es decir, lógica dentro del universo de esa película pero no necesariamente un fiel reflejo de lo que sabemos por la ciencia. Esto es pura invención, y la ficción de ORIGEN nos popone un mundo de los sueños confeccionado a imagen y semejanza de un edificio, con normas literalmente sacadas de la arquitectura; no una traslación de la verdadera ciencia del sueño. Resulta creíble porque apela, como ya he dicho, a cosas que sabemos ciertas (el golpe que te despierta y cosas así); y ahí está la clave. No debe ser cierto, debe ser creíble para el público. Si no es creíble, de nada sirve que sea cierto. En PARQUE JURÁSICO hay un momento en el que un velociraptor logra abrir una puerta girando un pomo. Esto está basado en cosas que ha demostrado la ciencia sobre el velociraptor, pero en pantalla queda muy mal. Da igual que sea correcto, en pantalla no funciona, no resulta creíble. Si no se trata de un documental, conviene inventarse algo por el bien de la ficción de la peli.

      Por otra parte, es MUY IMPORTANTE que haya quien se preocupe por hacer películas ultraespectaculares y comerciales que apelen al esfuerzo del espectador, que busquen algo más que sorprender con explosiones (además de sorprender con explosiones, que no es malo si va acompañado de algo más). Piénsalo. El estereotipo de cine comercial gigantesco y vacuo frente a cine inteligente obligatoriamente pequeño, cotidiano y sobre todo alejado de la comercialidad es muy dañino y cada vez está más consolidado. INCEPTION puede conseguirlo o no (yo pienso que sí, tú piensas que no), pero tiene unas aspiraciones muy loables, necesarias. Diría que el cine espectáculo es muy importante, incluso más que el cotidiano y pequeño, porque las historias cotidianas y pequeñas pueden existir en el teatro, en la literatura, pero el espectáculo gigantesco no tiene otra posibilidad de existencia si no es en el cine. Gente como Chris Nolan quieren que el cine espectáculo esté en las pantallas, y por eso lo hacen, pero también quieren que no por ello la cartelera de vergüenza ajena. No es lo mismo una cartelera poblada de ORIGEN que de TRANSFORMERS.

      • Señor E 12/08/2010 a 21:07 #

        El último párrafo es la antítesis de lo que dijo Massanet aquella vez de dividir cine comercial y cine no comercial.

        Y por supuesto interesante reflexión.

  9. Marinovski 13/08/2010 a 18:37 #

    No estoy de acuerdo con que el “espectáculo gigantesco no tiene más forma de existencia que en el cine”…hay muchas formas de sorprender. Y en relación a los estereotipos, quizás pequemos de generalizar, es cierto, pero Origen no me ha parecido el tipo de película del que se puede sacar algo, aunque no lo pretenda. Otras pelis ultra comerciales y super trilladas han dejado rastro en la Historia del cine, y podemos extraer buenas ideas de ellas, pero ésta…no sé yo…
    …Sí, tal vez iba buscando lo que Origen no era…

  10. Manu 15/08/2010 a 1:20 #

    Sin duda algo ha salido mal y tengo que volver a ver Origen, porque no es normal que haya disfrutado más The expendables que ésta :P

    • Miguel Roselló 15/08/2010 a 12:14 #

      Por favor, revisionado YA. Que la otra estaba bien, pero DENTRO de lo que se podía esperar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: