The R Art: Calendario Pin Up 2011 (Vol. 1)

18 Sep

En la tradición de las mayores fantasías épicas del Hollywood dorado, hoy The R Lounge se enorgullece en presentarles una magna epopeya en dos partes, tan larga que wordpress no ha sido capaz de procesarla entera sin colgarse. Durante este largo y cálido verano me he dedicado en cuerpo y alma a un ambicioso proyecto con el que probar mi talento como dibujante, pero también como diseñador. Si no hubiese revelado hace unas cuantas entradas que se trataba de un calendario, ahora estaríamos hablando de una presentación llena de suspense e intriga. Estúpido yo del pasado. No obstante, creo que el resultado ha sido lo suficientemente satisfactorio como para poder permitirme el lujo de prescindir del misterio. Me he pasado el verano dibujando tías para tan noble fin, pues no se trata de un calendario carente de temática, sino que es un calendario pin-up. Sí, una excusa como cualquier otra para dibujar tetas, piernas y tacones. Pasen, señores, pasen y deléitense con la gran aventura del calendario pin-up de Miguel Roselló para 2011.

Que no os desconcierte la portada en francés. Todo tiene una explicación. Veréis, este calendario ha sido una auténtica carrera contrarreloj, cosa que agradezco porque mis anteriores intentos de calendario no pasaron de una gran emoción inicial y poco más. El caso es que una muy buena amiga mía, a la que llamaremos Laurita y a quien saludo desde aquí con todo el cariño del mundo, se ha ido de Erasmus a Francia este curso. Cuando ya había empezado los preparativos para el calendario se me ocurrió que sería una gran idea regalarle una copia como regalo de despedida, una copia especial en francés para ella que debía estar lista antes de que se fuese. Los dibujos son los dibujos, así que no cambié ningún letrero que pudiesen contener, pero la portada y los meses los cambié a francés; y del mismo modo, los días festivos remarcados son precisamente los festivos en Francia. Y claro, al no tener aún lista la versión estándar en español, lo que vais a ver es la versión especial francesa, que conseguí terminar pocos días antes de que Laurita se fuese. De ahí Like A Virgin.

La idea de hacer un calendario de tías sin más no me emocionaba demasiado, eso fue lo que intenté por ejemplo en 2006 y tras dos dibujos lo dejé, aburrido. Pero sí me atraía la idea de hacer que cada mes respondiese a un aspecto concreto y fácilmente reconocible. No quería cambiar mi estilo de dibujo forzosamente, pero sabía que con cierto tipo de coloreado y otros elementos llamativos podía reproducir algunos de mis estilos de ilustración favoritos, especialmente algunos de mis amados años sesenta. De hecho, muchos de los doce dibujos responden a un estilo fuertemente asociado a una década, más que a otras cosas tipo “rollo egipcio” (que también está presente, por cierto). Así pues he tratado de evitar las ilustraciones más estándar, aunque alguna hay.

Como era de suponer, para tan ambicioso proyecto he tenido que hacer un concienzudo casting con todas mis queridos personajes femeninos. Primero, comprobar que tenía doce aspirantes dignas de ilustrar uno de los doce meses del futuro año 2011 (he tenido que recurrir a alguna chica que no suelo dibujar demasiado, pero no ha sido demasiado traumático). Segundo, escoger doce temáticas diferentes para cada una de las planchas, lo cual sí fue más complicado. De hecho, muchas de estas temáticas fueron cambiando sobre la marcha, cuando muchas otras ya estaban dibujadas y finiquitadas. Y tercero, asignar a cada una de las atractivas señoritas su página adecuada. Esto también me dio varios quebraderos de cabeza y motivó algún que otro cambio en las temáticas. Muchas de ellas habían nacido para salir en uno de los dibujos, pero con otras no tenía demasiado claro qué hacer, y además estaba el hecho de que algunas de ellas estaban claramente basadas en amigas mías actuales, a las que quería hacer un pequeño homenaje dejándoles protagonizar el mes de su cumpleaños. El orden de las ilustraciones se decidió así, mediante cumpleaños y algún truco por mi parte para que no hubiese dos ilustraciones seguidas demasiado parecidas entre sí. Una cosa que sí traté de evitar fueron las ilustraciones vinculadas al mes que representaban. Esto es, chicas abrigadas en enero, tetas en julio y lencería rojo oscuro en navidad. Justo por eso la ilustración de agosto no me convence, demasiado ligada al verano, diría yo.

Enero

Desde el principio, Enero iba a ser de la ya mencionada Laurita. Su personaje, aunque no lo conocéis, tiene ya cuatro años, y se ha convertido en uno de los que más me gusta dibujar. Os la voy a enseñar en su diseño estándar.

Éste último dibujo me gusta muchísimo. Me permití un aspecto y una expresión un poco más bufonescos de las que suelo reservar para las chicas, a las que siempre trato de preservar un poco de dignidad. Laurita es un poco como mi chica-cartoon, hay ciertas cosas cómicas que no me permito con ninguna otra chica. Para el que le interese, las ropas que escojo para ella suelen estar basadas en ropa de la Laurita de carne y hueso, o bien intuyo cosas que le gustaría llevar.

Pasemos a la hoja del calendario. Poner a Laurita en Enero fue una decisión sencilla, cuestión de cumpleaños, pero no lo fue tanto decidir la temática de su página. Quería cierto erotismo en el calendario, al fin y al cabo es lo mínimo exigible a un calendario pin-up. Pero la falta de costumbre con Laurita, a la que veo más como un personaje humorístico que uno sexy, me supuso un problema. La solución que se me ocurrió fue darle a su página una temática tan de dibujo animado que el factor sexy quedara disimulado pero sin desaparecer. Y ahí la tenemos, vestida de bailarina luau, enseñando bastante más cacha de la que ha enseñado en todos sus otros dibujos juntos. Los toques más desvergonzados, como el hecho de que aparentemente no lleve sujetador ninguno y la carne que se vislumbra a través de las hojas de su falda, siempre son divertidos de añadir.

He visto suficientes dibujos animados como para no necesitar un modelo para la indumentaria de Laurita, ni para los motivos de estilo tiki que ornamentan el dibujo. La combinación de colores, preciosa por cierto, no fue más que una de tantas que encontré en internet, la qué más me pareció que se ajustaba al dibujo. Para los dos tótems me fijé en una foto de google, no tanto con intención de copiarlos como de hacerme una idea del tipo de rasgos que suelen llevar tallados para después inventarme unos bastante guays.

El dibujo de enero puede ser perfectamente el que más me gusta de los doce. El dibujo de Laurita es dinámico, y el escenario es muy bonito y colorido, sorprendentemente bueno dado lo que suelo hacer. ¿El letrero? Pues la verdad es que ahora no sé cómo se me ocurrió o de donde lo plagié (creo que me lo inventé, de verdad), pero el caso es que mola bastante.

Febrero

Un viejo conocido. Para febrero (mes del cumpleaños de Belén, la representada) no reutilicé mi dibujo de la pinta de Guinness por pereza, sino por lo muchísimo que me gusta. Dos años después, aún me parece de lo mejor que he hecho nunca. El caso es que alguno de los meses debía contar con una ilustración tipo anuncio de los cincuenta, y vi absurdo hacer uno nuevo teniendo éste tan estupendo ahí guardado. Lo adapté al nuevo formato et voilá.

No está de más recordar el anuncio que parodié en el mío. El problema es que ahora no estoy seguro de si se trata de un cartel publicitario real o es un excelente trabajo de algún nostálgico deviant-artist como yo. De ser así, probablemente no lo habría copiado, mi homenaje habría perdido parte de su sentido.

En cualquier caso, fue muy complicado conseguir el aspecto desgastado y amarillento que requería el dibujo. Me quedaron especialmente efectivos los pedazos de lo que parece ser papel celo en los bordes, y en general el acabado es muy efectivo. Para esta reedición en calendario probé a meterle un par de filtros más para mejorar el efecto, pero me di cuenta de que simplemente no los necesitaba. Belén es igualmente perfecta para un dibujo de este estilo, de todas mis chicas es, por algo muy especial en su diseño que no acabo de averiguar, de las que más se adapta al estilo de las ilustraciones pin-up cincuenteras. Aunque como veréis, no es la única en el calendario.

Marzo

Otra plancha de estilo publicitario, aunque en este caso opté por aquellos maravillosos (a nivel artístico, a nivel ideológico es otro cantar) posters de reclutamiento de la Segunda Guerra Mundial llenos de atractivas chicas que sonreían conscientes de que no eran ellas las que iban a pringar en Normandía. Mientras ideaba las diferentes temáticas con las que contaría el calendario, me acordé de un dibujo de Maca de 2007 que jamás digitalicé ni pasé a color, que no es otro que el que veis ahí. El dibujo sigue siendo bueno pese a que han pasado tres años, pero a mí no se me escapan ciertos detalles que lo delatan como dibujo no reciente.

Una vez más, mi anuncio vintage de reclutamiento está directamente inspirado en uno real, que podéis ver aquí abajo.

Los emblemas de la gorra y el uniforme me obligaron a saltarme mis normas sobre el detallismo muy a mi pesar. Sigue siendo lo que menos me convence del dibujo, es evidente que elementos tan pequeños y complejos están fuera de lugar en un dibujo como éste. El proceso que seguí para el efecto desgastado fue totalmente diferente del que seguí en el anuncio de Guinness. En este caso me limité a un granulado visible y a una máscara superpuesta con trozos en blanco por todo el borde y sitios puntuales del centro. Posiblemente no está tan conseguido como el del otro dibujo, se ve demasiado que es un efecto añadido. Posiblemente le de otra manita de suciedad.

Por cierto, las páginas de calendario en sí (no las del dibujo) también son divertidas de hacer, y esta me gustó especialmente. Lástima que no hubiese festivos entre semana para poder añadir algún otro día en rojo.

Abril

Aquí tenemos un dibujo que, francamente, es de muy buen gusto. A diferencia de Febrero y Marzo, este dibujo lo hice expresamente para el calendario desde el principio. La chica en cuestión es, en este caso, Irene, a la que no conocéis y a quien os presentaré en un segundo en su aspecto estándar.

Hacía tiempo que no dibujaba a este personaje, con lo cual disfruté haciendo su ilustración del calendario. Ha sido uno de los dibujos más complicados que he hecho, especialmente por los pliegues del vestido, que se complican más aún si resulta que Irene está cruzada de piernas (¿en qué momento se me ocurriría?). Pero el esfuerzo mereció la pena; quedó muy bien, mucho mejor de lo que esperaba. Ya veis, a veces no confío demasiado en mis propias posibilidades. Pero me apetecía mucho que una de las ilustraciones del calendario fuese un homenaje a Jane Austen y sus señoritas Dashwood, Benett o Price.

Una vez más, necesité pasar el dibujo de turno por un filtro que le diese una textura concreta, aunque en este caso no se trataba de un envejecimiento como el de Febrero y Marzo. Una textura suavemente granulada para imitar el aspecto del papel de grabado que ya trataba de imitar con los colores elegidos quedó perfecta.

Para conseguir el diseño victoriano perfecto en el vestido me fijé en muchas ilustraciones diferentes, pero resulta que no consigo encontrar la que fue la inspiración principal. De ella copié la paleta de colores, tanto los marrones del escenario como el rojo del vestido, así como el diseño del fondo, aunque le añadí algunas modificaciones. Lástima, me habría gustado enseñárosla (también por el crédito que merece el tipo que la dibujó). Sin embargo, el diseño del vestido, descaradamente erótico (con un escotazo enorme y los ligueros a la vista) no era precisamente lo que andaba buscando, así que me inventé algo a medio camino entre todo lo que tenía en mi cabeza sobre vestidos victorianos y la Jane Porter de Disney. De ésta copié, sobre todo, el ceñido cuello del vestido, muy casto y elegante, y la presencia del paraguas (por cierto, me encanta dibujar objetos mundanos como paraguas o teléfonos).

Es evidente que también hay en esta Irene mucho de la Eliza Dolittle de My Fair Lady. Audrey, eres una diosa, pero le debes muchísimo a Givenchy.

Puede que este dibujo tenga una de las inspiraciones más rebuscadas de todas. En la hoja del calendario en sí incluí un diseño muy peculiar para las casillas de cada uno de los días, que por supuesto no me inventé. Lo copié exactamente de las cubiertas de mi preciosa colección de Jane Austen de Círculo de Lectores.

Mayo

Como veis, Mayo es un viejo conocido. Este dibujo de Elsa decía “calendario” a gritos, así que no dudé en reciclarlo para la ocasión. No necesitaba ningún retoque. Como el de Febrero, es un dibujo perfecto, de lo mejor que he hecho.

De cualquier manera, de este dibujo puedo decir más de una cosa que no comenté en el momento que os lo mostré por primera vez. Por ejemplo, que la idea se me ocurrió cuando estaba dando vueltas por un Opencor y me fijé en esta portada de Interviu.

Como todos sabemos, Interviu no se caracteriza precisamente por la elegancia de sus portadas, y aunque ésta destila el habitual horterismo marca de la revista, el concepto me gustó lo suficiente como para tomar nota mental para un posible futuro dibujo. Quizá darle un aspecto más cercano al talante moderno y sofisticado de los sesenta que al carnoso y saturado estilo de las pi-up de los cuarenta. Y fue así como decidí que Elsa era la candidata perfecta para el dibujo. Hacía tiempo que estaba dando vueltas a la idea de utilizar a Elsa para un dibujo sexy, por variar; pero la delgadez de Elsa no concordaba con cierto tipo de dibujos eróticos, no al menos con los que suelo tener en mente cuando hago los míos. Por el contrario, en la inigualable estilización de los sesenta encarnada por Audrey Hepburn y el estilo Pantera Rosa, encajaba de miedo.

Poner a Elsa completamente desnuda pero con tacones es algo que evidentemente saqué de la imagen de Interviu (los tacones los copié casi por completo, eran demasiado bonitos para no hacerlo), pero es cierto que cuando lo dibujé tenía otra cosa en mente. Concretamente aquella parodia de las comedias de Rock Hudson y Doris Day de los sesenta llamada Abajo el amor. Una sola imagen tenía en mente cuando dibujé a Elsa: Renée Zellweger saliendo de la ducha y poniéndose inmediatamente unos tacones rosa rodeada de cosas forradas de borreguito rosa. De ahí la alfombra, de ahí toda la paleta de colores y de ahí el aspecto pulcro y despejado (esta vez sin filtros de ningún tipo) del dibujo.

Uno de los aspectos más flojos de mis dibujos suelen ser los objetos. No el diseño, sino el estilo del acabado. A veces los hago igual a los personajes (línea negra gruesa y colores planos, como en el dibujo de Enero), a veces uso líneas de colores a tenor de los colores del relleno (como veréis en Octubre) y a veces los hago sin contornos (como en Febrero, aunque éste quedó estupendo). Pero nunca acaban de casar bien con el conjunto. Se notan dubitativos. Para éste dibujo tenía claro que el teléfono y la alfombra debían tener un aspecto no sólo bonito, sino que debía encajar perfectamente con el estilo del dibujo. Siempre he considerado La bella durmiente y 101 dálmatas mis películas Disney favoritas en cuestión de aspecto visual; la primera dejó deliberadamente atrás el estilo en O habitual de la compañía para adoptar un sobrio aspecto anguloso acorde a los nuevos tiempos, y la segunda llevó este nuevo estilo a terrenos más cartoon. Los fondos de 101 dálmatas, con esas geniales líneas de contorno que no coinciden con los colores del relleno, fueron mi inspiración.

Cuando vectoricé y coloreé el dibujo quedé muy satisfecho. Muchísimo. Las proporciones de Elsa eran las adecuadas, la expresión y la pose me habían quedado niqueladas, y las piernas y los tacones eran puro sexo. Y por supuesto, el teléfono de marras sigue siendo mi orgullo y la prueba de mi victoria sobre los objetos inanimados. Siguiendo el estilo 101 dálmatas, me permití granular el coloreado de los objetos para potenciar el efecto collage. Hasta ahora todo había ido estupendamente, pero aún quedaba por hacer el fondo… Otro de mis talones de Aquiles. Pero la Fuerza estaba conmigo y me guió a través de mi cerebro hasta una de tantas imágenes acumuladas y cubiertas de polvo que yacen por ahí. Corrí a mi biblioteca, cogí la Pixarpedia y abrí el libraco por el capítulo dedicado a Los Increíbles. Y allí encontré justo lo que buscaba.

La contraportada de la revista que lee Violeta, puro rollo sesentero (como todo en la película), era exactamente lo que buscaba. Como bonus insospechado, conseguí un título perfecto para encabezar la ilustración. Dejé de lado los colores por los que yo tenía en mente (las distintas gamas de rosa claro) y lo conseguí. El dibujo perfecto. Brindemos por mí.

Junio

Junio estuvo reservado desde un principio para L’Ange de Montparnasse por ser su cumpleaños en ese mes. Y felizmente, en este caso no me vi forzado a cambiarla a otro por cuestiones de coherencia entre las ilustraciones. Al principio L’Ange iba a protagonizar una ilustración diferente, la que finalmente fue Diciembre, pero cuando se me ocurrió una página a lo James Bond me di cuenta de que no había entre mis chicas una más adecuada para empuñar una pistola con un vestido de noche y tacones que ella.

El boceto es muy tosco. Es un dibujo de no más de seis o siete centímetros de altura, lo que explica la, ejem, inexactitud en la cara de L’Ange. Lo hice en una hoja sucia a modo de prueba; por decirlo de algún modo, para asegurarme de que era la adecuada para el papel. Y vaya si lo era. El dibujo tenía la espontaneidad necesaria como para que no viese sentido a hacer otro más grande. Así pues, aproveché este, con vistas a arreglar la cabeza una vez el dibujo estuviese digitalizado. Y es lo que hice. A L’ange se la ve increíblemente seductora y peligrosa, tal y como requiere el dibujo, entaconada como Dios manda. Como no podía ser de otra manera, la pose y el vestido está… Bueno, el dibujo entero está vilmente plagiado.

Aquí tenemos a Anne Hathaway, musa de indescriptible belleza, haciendo de chica Bond, o mejor, chica Smart, en la peli de Superagente 86. No recuerdo si es verdad, pero posiblemente fuese esta foto la que me diese la idea de ambientar uno de los meses del calendario a lo Bond, James Bond. Evidentemente, no me interesaba hacer una ilustración del estilo Bond noventero de Brosnan, ni (Audrey nos libre) del ochentero de Timothy Dalton. Quería el aire ultrasesentero de los primeros Bond de Connery. No me preocupaba que Mayo ya contase con una ilustración sesentera, se trataba de algo suficientemente diferente como para que tener las dos seguidas no me supusiese un problema. Y como siempre me ha encantado la secuencia de créditos del primer Bond, Dr. No, fue la que escogí como inspiración. Lo cual, a la vista del dibujo, fue un acierto.

Respecto al título, diré que George Lazenby es de calle el peor Bond imaginable, pero su única aventura como el agente secreto más famoso del mundo cuenta con uno de los títulos más carismáticos de toda la saga, sin contar con que se trata de una de las frases más famosas de la saga: Al servicio secreto de su majestad. La otra famosa es Licencia para matar, lo que me lleva a preguntarme por qué se reservaron los mejores títulos para las películas más cutres.

Tras cinco irresistibles chicas armadas con unos largos, sensuales y preciosos tacones y una que habitualmente aborrece de ellos pero igualmente bella, hemos llegado al final de la primera parte de nuestra odisea a través del calendario pin-up de Miguel Roselló. Para mantener la emoción, terminemos con una impactante revelación con la que dejaros mordiéndoos las uñas hasta la llegada de la segunda parte:

Una cosa más, Sofie... ¿Sabe ella que su hija SIGUE VIVA?

7 comentarios to “The R Art: Calendario Pin Up 2011 (Vol. 1)”

  1. Alejandro Candela Rodríguez 18/09/2010 a 12:59 #

    Enero me encanta (los dos sabemos por qué), pero Abril (el rollo victoriano me pone) y Mayo me entusiasman. Como diría un Maldito Bastardo: “I think this is your master piece”.

    • Miguel Roselló 20/09/2010 a 9:04 #

      Gran selección. Yo también creo que son de los mejores, aunque pondría el de febrero por delante de Enero y Abril.

      Y gracias por el referencial halago. Viendo cómo está gustando, creo que haré uno cada año.

  2. L'Ange de Montparnasse 19/09/2010 a 22:30 #

    Jajajaja, adoro el mío!!!
    “…me di cuenta de que no había entre mis chicas una más adecuada para empuñar una pistola con un vestido de noche y tacones que ella”. Muy halagador =)
    Diciembre también me habría encantado, lo sabes xDDDDDD
    Me encanta ser una chica Bond.

    • Miguel Roselló 20/09/2010 a 9:06 #

      Y a mí me encanta que te encante. El tuyo es de los que más está gustando a la gente que ve el calendario, y me preguntan así como con admiración “¿quién es esa?”.

  3. L. Norton 20/09/2010 a 11:41 #

    Quieres dejar de hacernos esperar y poner la segunda parte? Esto parece Lost, maldita sea!

    • Miguel Roselló 20/09/2010 a 12:04 #

      ¡Menos quejarse y más adular, eso es lo que me gusta!

      Entre esta y la segunda parte van a pasar un par de entradas, te advierto. Pero serán graciosísimas, como no podía ser de otra manera.

      • L. Norton 20/09/2010 a 12:51 #

        Qué gran trabajo, oh adorado Rose! Cuánta magnificencia! (Parece irónico y lo es, pero a la vez no. Genial la primera parte del año!)
        Bueno, va, si haces otra entrada como la de Antena 3 lo perdono todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: