The R Art: Saldos de año nuevo

13 Ene

¿Sabéis lo laborioso que es escribir estas entradas sobre dibujos? Pues lo es, y mucho, pero sólo me acuerdo cuando estoy haciéndolas. Normalmente tras sudar sangre para escribir tres entradas en tres semanas, me froto las manos pensando que ya va siendo hora de otra entrada comodín con dibujos, en la que no tengo que esforzarme por resultar gracioso o ser elocuente sobre el tema aburrido de turno. Nada, empalmar un par de bocetos ridículos supuestamente dibujados por mí, un par de comentarios sobre lo mucho que me gusta dibujar piernas y tacones y vámonos que nos vamos. Pero luego resulta que no es así, que subir los dibujos a imageshack o a donde sea e insertarlos en la entrada uno a uno es un engorro, y que mi ego me impide escribir menos de diez líneas explicando la genialidad del dibujo y lo mucho que me costó hacerlo y lo orgulloso que estoy de él. Al final, cuando me quiero dar cuenta, he invertido más tiempo en la entrada de los dibujos que en la de las anécdotas del porno y siento que he hecho el primo. Pero al poco se me olvida, y mientras estoy confeccionando perezosamente mi ranking de canciones de 007 (huy, se me escapó) mascullo por lo bajo que ojalá pudiese subir ahora otra entrada sobre dibujos, que se acaban en un segundo, en vez de estar escribiendo esta chorrada tan larga y aburrida. Y vuelta a empezar. El caso es que he descubierto con gran sorpresa que desde el último The R Art han pasado seis entradas, el doble de lo habitual, y me pregunto qué demonios han sido todas esas cosas tan interesantes que tenía para decir estos últimos dos meses.

Como es de suponer, en este tiempo se me han ido acumulando los dibujos, así que hoy toca un despliegue masivo, sin orden ni coherencia, de dibujos nuevos y otros no tan nuevos. El que veis aquí arriba es de los no-tan-nuevos, un dibujo muy bueno de Irina Spalko de finales de 2009 con el que me resarcí del que hice inmediatamente después de ver Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal por primera vez.  No es que el viejo fuera malo, o que no fuese suficientemente parecido a Cate Blanchett, es simplemente que no supe hacerla atractiva ni por asomo, y además le marqué demasiado el cráneo. Cuando hice el nuevo estuve bastante tocado por las musas, porque supe exactamente cómo debía trazar sus rasgos.

A veces me da por dibujar chicas anónimas. No me refiero a que me siente en un banco a dibujar a la primera incauta que pase, como Keitaro, sino que dibujo personajes que no corresponden con ninguna de mis chicas y que seguramente no volveré a dibujar porque las he dibujado con los primeros rasgos que se me han ocurrido. Mirad unas cuantas:

Me gusta especialmente la de la bufanda y el gorro, es muy probable que hasta lo termine y todo (sería la primera vez que algo así con una Anónima). Pero no os preocupéis, porque mis chicas siguen siendo sobreexplotadas por mi impenitente portaminas rojo. Estas navidades han sido bastante productivas, y entre otras cosas, he tenido tiempo de sacarme de la manga una Jenny más sexy que nunca, en un dibujo que me apetecía hacer por experimentar con las transparencias (sin que resultase chocante con mi estilo habitual).

Tengo otra versión en la que el cuerpo transparentado por el camisón tiene los mismos colores y la misma ausencia de contornos, pero está sin desenfocar. Para mi sorpresa, el desenfocado quedaba mejor, así que ése es el que muestro al público.

Belén ha vuelto tras un tiempo sin dibujarla, por partida doble. El primero es una estampa navideña de lo más mona:

Tuve que dibujar doscientas veces los cordeles del corsé antes de que quedasen bien, y el fondo no me salió a la primera ni mucho menos. Pero creo que al final quedó bonito. Al principio iba a estar de rodillas, pero al final copié totalmente la posición en la que las tenía la Elsa del dibujo rosa y blanco del teléfono.

El segundo dibujo es muy, muy especial; un experimento en toda regla. ¿Os habéis dado cuenta de que en internet no existe ningún fanart de Los Simpson que no sea una mierda? A veces por la vista en miniatura de Google Imágenes parece que éste será aceptable, pero luego lo abres y tienes los mismos contornos dibujados con párkinson de siempre, las mismas proporciones descabelladas, el mismo coloreado barato y, a veces, los mismos polvos endogámicos entre Bart y Lisa. No puede ser tan difícil hacer uno en condiciones, pensé. Y, eh, lo hice. Un Belén simpsonizada.

Me avergüenza reconocerlo, pero me cuesta dejar de mirarlo. Es MUY bueno. El trazado tembloroso se resuelve con firmes vectores, claro. Y las proporciones se consiguen observando la serie con atención. El coloreado fue lo que en un primer momento me desconcertó. En blanco y negro, el dibujo parecía enteramente de Matt Groening (o de sus negros, mejor dicho), pero una vez coloreado remitía peligrosamente a los bodrios con aspecto de dibujo prepúber que pululan por deviantart. Observando las típicas imágenes promocionales de los episodios me di cuenta de que en éstas los personajes tenían delgadísimas sombras y luces en los contornos laterales, así que armándome de paciencia di un repaso completo a mi Belén simpsonizada con un éxito rotundo. Es increíble como un detalle tan aparentemente trivial puede mejorar tantísimo un dibujo. ¿Por qué escogí a Belén para el experimento? Porque sus rasgos particulares (ojos, nariz, pelo) la hacían idónea frente a cualquiera de las otras. A la hora de adaptarla me cuidé de darle esos rasgos tan característicos de la mejor época de la serie, ésos de los que ya parecen haber sido olvidados visto los sosísimos diseños para personajes actuales: los labios superiores a lo Lisa, las cuatro pestañas en cada ojo…

Laurita ha tenido la oportunidad de salir en un dibujo muy bonito, muy invernal:

Las nubes, la luna, los copos de nieve… Son totalmente míos, pero el color del cielo y las nubes lo copié de una ilustración que encontré por ahí con un cielo parecido, que tenía una iluminación preciosa. En general creo que la composición es bastante buena, con Laurita de perfil y el cielo a la derecha, y las sombras sobre ella, muy bien puestas.

Siempre he tenido un casting muy férreo para los dibujos de La guerra de las galaxias, pero aunque Maca suele ser la que hace de Leia, esta vez puse a Elsa más que nada porque me salió de las narices. Un día de estos lo terminaré, aunque me canso sólo de pensar en vectorizar el bikini de esclava.

Para terminar, por hoy, un dibujo muy peculiar y que hice casi por completo sin un boceto inicial que seguir.

Siempre me han gustado mucho esos dibujos elegantes de aspecto lounge que decoran revistas y que últimamente se han puesto bastante de moda. Para hacer el mío apenas dibujé un vago boceto de Nora que escaneé, coloreé con dibujos planos y copié cambiándole la cabeza (y haciéndola un poco más ancha) para transformarla en Maca. El fondo lo hice a partir de cero desde el ordenador, sin una guía para seguir. Los colores son, casi todos, fruto de la casualidad. Puse colores provisionales para distinguir cada objeto, ya que no tenían contornos, y apenas tuve que cambiar ninguno al final. Lo que más me sorprende es lo bien que quedó la piel azul en ellas dos, idea que desde luego nunca tuve. Las puse azules para distinguirlas claramente de los demás objetos, y resultó que quedaba mejor así que cuando les di un tono rosado al final.

Tengo aún un puñado de dibujos que enseñaros, pero creo que por hoy ya está bien. Además, así me reservo material para otra entrada de saldos. La semana que viene ya sabéis lo que toca, así que al que no le guste, que ni entre a leerlo y listos.

3 comentarios to “The R Art: Saldos de año nuevo”

  1. Señor E 13/01/2011 a 17:45 #

    Que Jenny mire hacia abajo no hace más que por pura coincidencia mire al símbolo de deviantart. A todo esto, una bonita mezcla la de las líneas negras de la muchacha y las celestes del camisón. Contrastan en el buen sentido de la palabra.

  2. L. Norton 15/01/2011 a 12:54 #

    El de Belén simpsonizada es muy bueno, Rose, pasaría tranquilamente por un Groening original! Pero sin duda el que más me gusta es el último. Claro, que a mi también me llaman mucho la atención ese tipo de dibujos tan neoyorquinos. La ausencia de contornos queda muy bien. Vamos, que te vas superando, you know!

  3. Miguel Roselló 15/01/2011 a 20:42 #

    Gracias, gracias a los dos.

    (Me gusta lo de neoyorkino, nunca he sabido cómo nombrar ese estilo, ahora haré uso y abuso de él.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: