También son actores

29 Mar

Hace dos años, cuando ya había perdido toda esperanza, alguien tuvo la genial idea de editar en España La carrera del siglo en DVD. Dejé todo lo que tenía entre manos (grandes chistes de Mortadelo y Filemón me vienen a la mente) y corrí hacia la Fnac como un loco. Aquel día no, pero poco después disfruté de una de las películas que más veces he visto en mi vida, por primera vez en versión original. Fue una experiencia maravillosa; por primera vez pude deleitarme por completo del profesor Fate de Jack Lemmon, de Max, del gran Leslie y de Maggie DuBois. No es que antes el acceso a una copia en VO descargada por métodos fraudulentos no fuese viable, pero si os digo la verdad no me lo había planteado. Desde los ocho años viendo una y otra vez la película ésta doblada… Es normal, acabas por no plantearte algunas cosas obvias. Y bien, Roselló, supongo que tras ver la película DE VERDAD jamás volviste a poner esa infecta versión doblada, ¿no? Bueno, pues lo cierto es que volví a verla doblada muchas veces. Sí, la versión original fue gloriosa, pero la doblada es igualmente grande. No es una cuestión de costumbre, es una cuestión de calidad. El doblaje de La carrera del siglo cuenta con algunos de los mejores actores del momento y de la historia de la profesión, en unas interpretaciones pletóricas. ¿Por qué iba a querer dejar de disfrutar de su trabajo?

Durante los últimos cinco años he sido habitual del foro de eldoblaje.com, y desde que me registré allá por 2006 para sumarme a las condolencias por la prematura muerte de Concha García Valero (la maravillosa voz española de Courteney Cox) he madurado mucho en mi visión de la eterna discusión entre los defensores del doblaje y los de la versión original. Hablando claro: para disfrutar de una película en toda su plenitud hay que optar por la versión original sin subtitular. Sin embargo, hay algunos que tenemos otros intereses aparte de disfrutar de la película en sí, y para ello hay que sacrificar algunas cosillas. Nos gusta el doblaje. Nos gustan esos actores anónimos que desde detrás de un atril ponen su voz al servicio de las grandes estrellas. Pero hay quien no nos comprende. Los defensores de la versión original son tan respetables como el que más, pero lamentablemente muchos de ellos no se conforman con defender la versión original sin más, sino que se dedican a hundir la alternativa del doblaje y dejarla a la altura de la mierda, casi siempre con argumentos totalmente demenciales. Demenciales, pero que de tanto haberse repetido parecen verdades universales imposibles de cuestionar. Vamos a repasar estos errores. Amigos defensores de la versión original, no tengo nada en contra de vosotros. Os comprendo y estoy con vosotros (porque puedo estar en dos sitios), pero a los que escupen en el doblaje con razones como las siguientes… Bueno, a vosotros que os den.

Zí, nohotro vemo la coza doblá, poque zi no laj letra de andebajo la tenemo que leé.

Error 1: Creer que todos los defensores del doblaje somos unos vagos. O mejor, unos paletos que vemos cine doblado porque nos cansa leer letritas, o porque un idioma que no sea el español nos causa sarpullidos. Los antidoblaje conciben el doblaje como una alternativa que elegimos para esforzar el cerebro lo menos posible, y no como una opción válida por sí misma. Sí, de acuerdo, hay mucha gente así, pero no todos lo somos por definición. El fan de doblaje no es un ignorante que no sabe lo que se está perdiendo por miedo a la versión original, como se ha dicho en multitud de ocasiones. No siempre se opta por la versión doblada por desconocimiento del idioma original. Yo, sin ir más lejos, estoy a esto (juntando mucho los dedos) de decir adiosito a los subtítulos cuando me ponga la película que sea en versión original. Pero si eres más o menos aficionado al doblaje, es estupendo jugar a descubrir si se ha respetado tal o cual asociación actor/voz en esta película, o si tal actor de doblaje encaja mejor en una u otra cara; y no por ello estás despreciando el trabajo del actor original o ignorando que éste tiene su propia voz. Es más, creo que hasta el fan del doblaje debería ver al menos una vez sus películas favoritas en versión original. No es que el doblaje envuelva una interpretación en una nube de humo hasta el punto de que es imposible saber si en esta ocasión Steven Seagal ha llevado a cabo la más conmovedora performance jamás vista en pantalla, pero sólo pulsando el botón de “idioma” podremos confirmar si nuestras impresiones son correctas. Y como no somos tontos, viendo la versión doblada sabemos intuir si el trabajo de Seagal será en esta ocasión más salvable en versión original o si por el contrario no hay mucho donde rascar.

Error 2: Acusar a los actores de doblaje de cosas inherentes a los actores en general. Uno de los ataques más frecuentes hacia los actores de doblaje es que muchos de ellos doblan a varias estrellas reconocibles, con la consiguiente pérdida de credibilidad. Los antidoblaje se tiran de los pelos porque en España Robert DeNiro y Dustin Hoffman tienen la misma voz, lo cual por lo visto hunde irremisiblemente la credibilidad en pantalla de cualquiera de los dos. Sin embargo, mientras que el actor de doblaje capaz de adaptarse milagrosamente a dos tíos tan radicalmente distintos como DeNiro y Hoffman es poco menos que un violador de esencias y un terrorista artístico, el actor original capaz de personificar a dos personajes diferentes de nuestra cultura es un genio, un as de la versatilidad y otros halagos rimbombantes. Ricard Solans no debería doblar a DeNiro y a Hoffman, pero DeNiro puede interpretar dos figuras tan únicas y reconocibles como el monstruo de Frankenstein y Al Capone y provocar orgasmos entre el público con su camaleonismo sin límites. Pensemos por un momento. Este tipo de acusaciones me hacen suponer que las críticas hacia la profesión cesarían (no lo harían, pero seamos ilusos) si cada actor de doblaje se ocupase de dar voz a tan solo un actor. Bien, de acuerdo, de este modo preservaremos la credibilidad de cada Sean Penn, cada Al Pacino, cada Meryl Streep y cada Ralph Macchio. Pues de la misma forma, y para preservar la credibilidad de los personajes que estos interpretan, cada actor original debería ocuparse de interpretar a uno solo en toda su carrera (y rezar por que haya secuelas). Al, escoge bien, porque si das vida en pantalla al atribulado hijo del padrino de la Cosa Nostra ya jamás podrás interpretar a un latino traficante pasado de vueltas o a un mercader de Venecia. ¡El público ya te habrá visto de hijo del Don, así que no podría conectar con el traficante y el mercader! Amigo DeNiro, lo mismo te digo, elige sabiamente entre el taxista sociópata o el pirata locaza que baila como una vedette, porque no podrás hacer nada más en tu vida. Estos argumentos que doy son refutados inmediatamente por el antidoblaje, que afirma que ambos casos no son ni remotamente comparables; y que mientras uno se prepara concienzudamente los personajes para dotarles de matices que hagan de cada uno una creación única, el otro se limita a fichar, doblar a todo el mundo igual y volverse a su casa. Una estupidez de proporciones bíblicas que me lleva directamente al siguiente punto.

Eligió… mal.

Error 3: Desconocimiento total de la profesión. Recordáis lo que pienso de los opinadores, ¿verdad? Pues bien, siguiendo ese razonamiento, creo que el antidoblaje no puede opinar sobre este tema. En un primer momento puede sonar totalmente injusto que le arrebate a una persona su derecho a argumentar en contra de X en un debate, pero hay que tener en cuenta que lo menos que se pide a alguien que va a arremeter contra algo es que tenga un mínimo conocimiento sobre ese algo. Y seamos sinceros, de todas las Grandes Polémicas de nuestro país (izquierda o derecha, subvenciones o no subvenciones, patrimonio cultural o masacre animal), la de Doblaje Sí, Doblaje No, es la más absurda en este aspecto, porque el defensor de “Doblaje No” no tiene ni puta idea de lo que hay más allá de las voces que se oyen en la película, y a veces ni eso. No, no estoy diciendo que tengan que pasarse forzosamente y para siempre a la versión doblada para opinar (como cuando la gente te obliga a ver una serie enterita para que te dejen criticarla a gusto, por Dios), pero dado que sus críticas son bastante abiertas y más que explícitas, qué menos que pararse a pensar un segundo antes de precipitarse diciendo tonterías. Veamos, amigos. ¿Realmente el actor de doblaje llega, ficha, dobla a todo el mundo igual y se va a su casa? ¿Cómo sabéis eso? Desde luego que los hay que son así, pero si eso es exclusivo del doblaje juro que marco ME GUSTA en la página de facebook de Goldie Hawn. Los actores no se dedican a doblar a ciegas sin saber ni a quién están doblando y se olvidan al día siguiente. Muchos de ellos tratan de conseguir las películas que van a doblar con mucha antelación, verlas en versión original, estudiar a su personaje, observar al actor… Saber qué cuernos van a doblar. Los actores que se pasan años doblando al mismo actor crecen como intérpretes con ellos, aprenden a conocerles y a ser lo más respetuosos posibles con su trabajo, su personalidad y todo lo que los haga peculiares. A este respecto, uno de los casos que más me han impresionado fue el del doblaje de Frida, con Salma Hayek. La implicación del director (Antonio Lara) y la actriz principal (Alicia Laorden) en este doblaje fue tal que ambos se empaparon de la obra de la Kahlo, así como de toda la bibliografía sobre la pintora que pudieron encontrar; y así dar a la película un doblaje que adaptara coherentemente los diálogos y las reflexiones de Frida. Por lo visto, una vez terminado el doblaje y por misteriosas razones, la distribuidora cogió algunas frases pronunciadas por Alicia Laorden y las alteró digitalmente (por lo visto se puede hacer). Poco antes del estreno, tanto el director como la actriz, bastante puestos en la obra de Kahlo, descubrieron la chapuza y pidieron a la distribuidora que volviesen a cambiar las frases a su forma original, ya que habían sido adaptadas de modo que no perdieran su carácter significativo.

Repito, no todos son así, pero incluso los que no lo son pueden ser igualmente buenos en su trabajo. Igual que el actor original que no necesita prepararse sus personajes ni saber una mierda de ellos para ofrecer una interpretación sobrecogedora tiene un don divino, el actor de doblaje que no se prepara sus personajes hasta este punto y que igualmente realiza un trabajo intachable merece los mismos aplausos. Esto no lo pensé hasta hace poco, cuando tuve la suerte de poder contactar con una actriz de doblaje cuyo trabajo con la protagonista de cierta serie me parece una de las cosas más grandes que he escuchado en doblaje en los últimos diez años. Cuando ella me explicó que ni le gustaba la actriz a la que doblaba, ni seguía su carrera y ni siquiera la serie en cuestión, de la cual se limitaba a cumplir con sus takes; mi primera reacción fue de decepción absoluta. Pensé que aquello sólo daba argumentos a los detractores de doblaje y que dejaba en agua de borrajas mi defensa del buen hacer de los actores de doblaje como una gente realmente implicada en su trabajo. Pero al momento reflexioné y me pregunté que qué más daba si su trabajo seguía siendo magnífico, como magnífico puede ser el trabajo de un actor original que siga este mismo método (o antimétodo, jo jo jo).

¡¡¡Tendría que haber visto “El resplandor” en versión original… COMO STALIN!!!

Error 4: Olvidar que también son actores. En realidad esto también se debe a puro desconocimiento. Cuando decido ver una película doblada (es decir, el 90% de las veces), salta alguien que me pregunta cómo puedo preferir verla así. A este tío le cueste entender que yo decida perderme la magnífica voz de Sean Connery cuando pongo El nombre de la rosa, y su reacción está más que justificada. Donde realmente reside su error es en pensar que me pierdo a Connery a cambio de nada. No es el caso. Ver una película doblada no es como cuando Antena 3 emite en 4:3 una película panorámica y se come medio fotograma por los lados. No estoy poniendo la tele en silencio, estoy cambiando la voz de Connery por la de un actor con todas las letras como es José Luis Sansalvador. No discutiré que una parte de la película se me escapa si la veo doblada, pero tampoco toleraré que se desprecie a los actores de doblaje reaccionando como si ver una película doblada fuese como verla sin sonido. Estos señores son actores, con sus filmografías, su evolución, sus papeles buenos, sus papeles malos y sus encasillamientos, y todo esto se puede valorar, como se valora a cualquier otro actor en un papel. Que sólo una pequeña, mínima, ridícula parte de la población repare en el trabajo de estos actores o sepa sus nombres no los hace peores; a ver si ahora vamos a ser todos tan memos como para cuestionar el trabajo de nadie por lo conocido que sea o deje de ser. No se les puede calificar de donnadies a la ligera sólo porque no se les conozca. A un ignorante podrías recomendarle Dos hombres y un destino y él tal vez responda “bah, vaya mierda, no sé ni quiénes son esos dos del cartel”. Total, él no conoce a Paul Newman ni a Robert Redford, así que deben ser un par de petardos, ¿no? Pues con el doblaje pasa lo mismo. No puede ser tan difícil de entender que hay a quienes nos gustan estos actores y seguimos de cerca su trabajo; y que si nos pasásemos definitivamente a la versión original les perderíamos para siempre, porque su medio es el doblaje y es ahí donde se les puede disfrutar. Son actores que han escogido un medio que carece de la fama del cine o del teatro. ¿Son por ello peores intérpretes? ¿Quién es mejor actor, Paul Newman o su voz habitual, Rogelio Hernández? La respuesta no tiene por qué ser tan obvia.

Error 5: Culpar al doblaje de los prejuicios propios. “Vaya doblaje más malo el de Perdidos. ¡Le han puesto a Sawyer la voz de Fry!”. Cuántas veces habremos oído esta frase con distintas variantes. Iván Muelas es un actorazo, capaz de doblar a Will Smith tanto en El príncipe de Bel Air como en Soy leyenda, por no hablar de Fry, de Sawyer y de Billy de Billy y Mandy; pero da igual. Su dominio de tantísimos registros sólo hace que los doblajes en los que participa sean una mierda, porque el quejica de turno está acostumbrado a oírle en un registro y no es capaz de olvidarse de él. Más: “Vaya mierda de voz le han puesto a Don Draper”. Este comentario, viniendo de alguien que tal vez haya pasado cuatro largos años escuchando a Jon Hamm hablando con su propia voz y que de pronto descubre que en el doblaje no es el propio Jon Hamm quien se dobla a sí mismo hablando en español, es muy fiable. Que se trate de una cuestión de costumbre es inconcebible para él. Jordi Ribes tal vez doble a Don Draper muy bien, o tal vez lo haga muy mal, pero él nunca lo sabrá, porque tiene muy presente la versión original y no puede desembarazarse de ella en su mente. Eso nos pasa a todos, es comprensible. Por eso, siempre que empiezo con una serie, opto en primer lugar por la versión doblada; para decidir si el doblaje es bueno o malo sin el inevitable prejuicio de haber escuchado antes la VO. No os voy a mentir, cada día es más difícil encontrar una serie bien doblada, y si puedo disfrutar de ella en español gracias a un buen doblaje no dudaré en hacerlo.

Error 6: Confundir actores, directores y distribuidores. Este es el orden en el que el público tiene presentes a los responsables de un doblaje cuando ve una película. Los actores, que es a los que se oye, se llevan todos los palos. Las malas interpretaciones, las adaptaciones fallidas, las asociaciones inadecuadas. Todo es su culpa. Luego están los directores, ya prácticamente ignorados, cuando es obvio que un doblaje también tiene que ser coordinado por una persona. A veces les caen algunos palos de la gente, pero sólo cuando alguien se acuerda de ellos. Y luego están los distribuidores. Este grupo, en teoría ajeno al proceso de doblaje, es el que más males causa, el responsable de la mayor parte de las irregularidades que el público capta, y curiosamente nadie les culpa a ellos. Incluso cuando vamos a quejarnos de la interpretación de tal actor hay que pensárselo antes dos veces para no culpar a la persona equivocada. Copias totalmente oscurecidas salvo el hueco de la boca, mandamases que exigen a un actor para doblar a tal otro pasando por encima del director, márgenes de tiempo cada vez más imposibles… Puede sonar muy tendencioso decir que los actores y los directores no hacen nada mal (no es así), pero tristemente las distribuidoras cada vez meten más mano en los doblajes de las películas, y casi siempre para mal. Para más información, diríjanse a esta entrada siguiendo la línea amarilla.

Estadísticas Inventadas presenta… ¿A quién le echa la culpa el público?

Error 7: Creer que los subtítulos son infalibles. Tal vez esto se salga un poco de lo que estamos hablando hoy, pero el caso es que el siete es un número que mola a mucha gente. Quien diga que los subtítulos son más respetuosos con la obra original que el doblaje miente como un bellaco. Es muy fácil decir que los subtítulos son solo un “apoyo”, ¿pero para quién? Para mí, que domino el inglés lo suficiente como para enterarme de casi todo lo que dicen los personajes, ¿no? Pero ¿y los demás? Hay quien realmente no tiene ni idea de lo que se está diciendo en pantalla, y ésos tienen que fiarse de unos letreros que le escamotean la mitad de cada frase por cuestiones logísticas. Una persona sólo puede leer un número limitado de letras por segundo, así que los subtítulos deben reducir todo lo que se diga en pantalla a un lenguaje meramente funcional, aunque el que esté hablando sea Martin Scorsese soltando palabras a velocidad de ametralladora. No estoy hablando de subtítulos fanmade para el último capítulo de Perdidos (we’re taking the sub = nos vamos en el submarino amarillo de los Beatles), sino subtítulos oficiales, los de los DVDs y los de los cines en versión original. En ocasiones, viendo películas en VOS he leído verdaderas atrocidades en la parte baja de la pantalla, y películas como Reservoir Dogs tienen un subtitulado tacaño que considera prescindibles dos de cada tres palabras que salen de la boca de Steve Buscemi. Como veis no estoy entrando en la aburrida discusión si es más importante que el doblaje borre las voces originales o que los subtítulos se carguen la composición visual; estoy haciendo notar que muchas de las cosas que se critican al doblaje son igualmente achacables al intocable subtitulado, algunas de forma incluso más acusada.

Y con esto y un bizcocho termino por hoy. Mi intención era dar un punto de vista maduro sobre este cansino asunto, no poniendo al doblaje por encima de la versión original (ya digo, sin subtítulos de por medio una versión doblada no puede hacer frente a la otra en cuestión de fidelidad), sino reivindicando al doblaje en sí y a las personas que se esconden detrás de tan ingrata profesión. Hay un montón de injusticias que no he tocado, como que la traducción literaria goce de prestigio, cuente con figuras que son aplaudidas por su trabajo y haya hasta premios dedicados a la práctica (cuando en estos casos se pierde el 100% de la obra original, el 100%, amigos), y quizá las tocaremos otro día, pero por ahora diría que mi mensaje ha quedado bastante claro, y estaría bien que todo detractor del doblaje lo tuviera presente antes de ponerse a rajar: los actores de doblaje también son actores.

Terminaré con una lista de películas que suelo evitar ver dobladas. Habrá más sin duda, pero éstas son las que me han venido a la mente ahora.

Teléfono rojo, volamos hacia Moscú: A diferencia de lo que ocurre con las Panteras Rosas, en este caso el doblaje no hace que merezca la pena perderse la versión original y los acentos de Sellers.

My Fair Lady: Excelente doblaje, pero el tema de la película hace que la mejor forma de disfrutarla sea la versión original.

La vida de Brian o cualquiera de los Monty Phyton: Ni nostalgia ni hostias. Por mucho que nos hayamos tragado lo de Pijus Magníficus, la versión española no hace justicia ni a los diálogos ni a las interpretaciones de los Phyton.

Vicky, Cristina, Barcelona: No creo que haga falta explicar el por qué.

El resplandor: Joaquín Hinojosa y Verónica Forqué.

The Rocky Horror Picture Show: Ehm, jamás se dobló.

Una larga lista de películas de animación de la última década: Sus doblajes están llenos de famosetes odiosos que doblan con la pericia de mi perro. En realidad no tengo perro.

29 comentarios to “También son actores”

  1. SkullBoarder 29/03/2011 a 19:04 #

    Como punto inmediatamente a favor del doblaje, y lo mucho que cala en la gente aunque no quieran, es el haber leído la frase de Cletus con tu voz en castellano de Los Simpson.

    Realmente ya lo comentas: este post podría considerarse una extensión de la de Los Opinadores. Es como la eterna pelea entre PC y Mac, pareciendo que este último, al igual que la VO, tiene un toque elitista que les hace más sabios, o sentirse mejor consigo mismos. Pensarás “no todos piensan así”. Claro que no, pero considero que los que no ven la VO como una muestra de cinefilia de pacotilla, son lo bastante inteligentes para apreciar todas las bondades que has enumerado del mundo del doblaje, aunque no les guste.

    El problema es ese. Que quien es lo bastante inteligente para poder hablar del tema, ya por si mismo considerará que ambas opciones pueden coexistir, o no será ni la mitad de radical. El resto… con el resto es mejor ni hablar, no atenderán a razones y esgrimirán como argumentos todos los errores que has comentado y muchos más.

    • SkullBoarder 29/03/2011 a 19:05 #

      “Como punto inmediatamente a favor del doblaje, y lo mucho que cala en la gente aunque no quieran, es el haber leído la frase de Cletus con SU voz en castellano de Los Simpson.”

      Maldita sea, cada vez que escribo mal la lío.

    • Miguel Roselló 02/04/2011 a 18:49 #

      LOS SIMPSON es un caso aparte. Aquí de pronto parece que todos los males del doblaje se disipan, y todo el mundo adora ver LOS SIMPSON en español. Por pura nostalgia, que como todos sabemos, es el baremo más objetivo y fiable para calificar algo de bueno o malo. Me remito al punto 5…

  2. El Tipo de la Brocha 29/03/2011 a 20:51 #

    Ahí le has dado, tío. Yo también tengo películas que prefiero ver dobladas y otras en las que me gusta más la versión original. De hecho, cuando los actores de doblaje son buenos, el que prefiera la versión original solo ocurre cuando algún personaje tiene una voz muy característica o encuentro frases en la original que pierden toda su gracia con la traducción o se cambian sin venir a cuento.

    Estoy pensando ahora en la escena de “Están vivos” en la que el prota entra escopeta en mano en un banco para dar una lección a los visitantes del espacio exterior y dice aquello de “I have come here to chew bubblegum and kick ass. And I’m all out of bubblegum”. En español se tradujo como “Encomendad el alma a vuestro Creador. He venido a aniquilaros. Porque ya estoy hasta las pelotas”. Horrendo.

    PD: Me encanta el doblaje de “El resplandor”. Es la monda.

    • Miguel Roselló 29/03/2011 a 22:04 #

      A todos “nos encanta” el doblaje de EL RESPLANDOR… pero sólo si el pack viene con amiguetes y cerveza.

  3. Hempfreud 29/03/2011 a 22:12 #

    Lo que si son un destrozo son los doblajes americanos del Studio Ghibli, que luego los pagamos nosotros (se dobla del inglés al español). Cógete el DVD de La bruja Nicky. Escucha al personaje del gato. Un gato silencioso y serio es convertido de la versión original a un payaso Jar Jar Binks en la versión doblada. Que coraje.

    Pero vamos, cosas puntuales. El doblaje, por suerte, todavia es una necesidad.

    • Miguel Roselló 29/03/2011 a 22:18 #

      ¿No te acuerdas? Lo de NICKY lo descubrimos al unísono en tu casa años atrás. ¡En cada puto plano general aprovechaban para meter un chascarrillo!

      • Hempfreud 29/03/2011 a 23:28 #

        Tio, ¿estabas ahí? ¿que hacías ahí? Me siento viejo… >_<

  4. Bergkamp 29/03/2011 a 22:27 #

    ¿Sabes que la edición que has comprado no es anamórfica, no?

    • Miguel Roselló 29/03/2011 a 22:40 #

      Sí, hijo, sí… Por fortuna estaba tan ilusionado con la adqusición que no fue más que una pequeña decepción. Más me jodió con ABYSS.

  5. H 30/03/2011 a 9:35 #

    no te fies de esa “web” como eldoblaje.com…. dan pena.
    falta mucho rigor en su base de datos y siempre se sube informacion de tres o cuatro actores…. siempre los mismos

    • Alex 30/03/2011 a 13:59 #

      H, si es posible dime de qué tres o cuatro actores subimos la información en eldoblaje.com . Muchas gracias.
      Alex

    • Miguel Roselló 30/03/2011 a 18:18 #

      Aquí tenemos a alguien a quien no se debería dejar opinar. Si con “siempre los mismos” nos referimos a los cuatro mil actores que ven sus fichas actualizadas continuamente, pues sí, siempre son los mismos. Por ciero, ¿qué rigor le falta a la base? ¿Biografías junto a cada nombre? ¿O tal vez las películas deberían estar escritas en verde fluorescente?

  6. Alex 30/03/2011 a 14:00 #

    Gran artículo!

    y buen resumen de la mentalidad de mucha gente entre los que, por supuesto, me incluyo.

    Un abrazo

    Alx

    • Miguel Roselló 30/03/2011 a 18:19 #

      ¡Gracias, hombre!

  7. Halagan 30/03/2011 a 16:46 #

    Aquí un defensor acérrimo de la VO. Yo hace mucho que me quité los subtítulos al ver cine o TV (con las obras de habla inglesa, claro, que de japonés aún no tengo ni zorra), y no me pondría a ver ahora nada doblado ni aunque me paguen. De hecho, dejé de ir al cine por eso, porque aquí en mi ciudad es imposible pillar nada en VO. (En realidad, para ser justos, el no tener dinero para caprichos también cuenta.)

    Vamos, que no le tengo ningún aprecio especial al oficio de doblador. O de director de doblaje, ya puestos. Creo firmemente que la costumbre que tenemos aquí de doblarlo todo tiene cierta parte de culpa del bajísimo porcentaje de españoles que hablan una segunda lengua, regiones con dos lenguas oficiales incluidas.

    No tengo ninguna duda de que en España la industria del doblaje hace un gran trabajo. Y muy pero que muy ingrato. Pero para mí no deja de ser un estorbo. Lo siento, pero me chirrían los oídos viendo según qué series o películas. Será cosa de la costumbre.

    No dudo que un actor de doblaje da el nivel que puede o sabe, que seguro que buena parte de las veces es altísimo. Pero hay ciertas barreras insalvables, cosas como el tener que doblar al español el uso de palabras españolas. El caso de Terminator 2, con su “Hasta la vista, baby” (que pasó a ser “Sayonara, baby”) es el más evidente. Y, de hecho, creo que fue excelentemente resuelto. Aún así, no deja de ser un apaño hecho para salvar una valla insalvable.

    En serio, cada uno debería poder ver cine como quiera (Dios bendiga los deuvedés), pero el tema del doblaje me parece algo tan grave como lo sería escuchar “Born in the U.S.A.” y que me hubieran sustituido la voz de Springsteen por la de un tío cantando: “Días de gloria. Quedan atrás, los días de gloria…” Y me da igual que me lo cante Miguel Ríos, o que la letra la hayan traducido los que tan espectacularmente pasaron al español las canciones de Aladdin.

    Que estoy en contra del doblaje, vamos.

    Y, dicho todo esto, no soy capaz de ponerme un DVD de los Simpson y no poner el audio en español. Es que no puedo. Es que es un doblaje CO-LO-SAL.

    Ah, las pequeñas contradicciones del ser humano…

    • Miguel Roselló 30/03/2011 a 18:15 #

      Ok, tu intervención me ha gustado y me ha parecido bastante razonada. Sobre lo de Springsteen, pues ilustra muy bien lo que yo he dicho de las traducciones literarias, en las que el “equipo de producción” consta de una sola persona… ¡que queda totalmente anulada! Puestos a hablar de qué es más grave, el doblaje es un mal menor que la hipotética traducción de una canción, y éste a su vez menor que la traducción literaria.

    • Fernando 30/03/2011 a 18:18 #

      Halagan, se me acumulan los comentarios para responderte, pero por prudencia me limitaré a felicitar al autor por tan excelente artículo, donde la tolerancia y la inteligencia brillan en sus argunmentos, no como otros.
      Fernando Elegido.
      P.S.: No puedo evitarlo, lo de los idiomas es una soplez como la copa de un pino.

      • Miguel Roselló 30/03/2011 a 18:22 #

        Hombre, no. Me alegro de que te haya gustado mi artículo, Fernando, pero Halagan ha expuesto su punto de vista de una forma bastante razonada para lo que estamos acostumbrados. Que sí, que yo tampoco estoy de acuerdo con un puñado de cosas que ha dicho (normal), pero en su comentario el afán destructivo habitual brilla por su ausencia.

      • Halagan 30/03/2011 a 18:53 #

        Respóndeme, Fernando, sin prudencia y sin ningún problema. Mi postura es bastante firme: los subtítulos son un mal menor; el doblaje sobra en el noventa por ciento de los casos. Eso no quiere decir que no vaya a aceptar un buen argumento en contra y, ¿quién sabe?, hasta a cambiar de opinión. Vamos, que me apunto a un debate.

        Coincido, Sr. Roselló, en que más intrusiva es la traducción literaria. Y la verdad es que no veo la manera humana de solucionar eso, más que aprender idiomas. Lo cual no es malo, ni mucho menos.

        Por cierto, Fernando, ¿qué quiere decir eso de que los idiomas son una soplez? Así a priori no lo comparto para nada, la verdad.

  8. silencioso 04/04/2011 a 14:53 #

    Ante todo, decir que sigo tu blog muy a menudo Miguel Roselló y me encanta este tipo de entradas relacionadas con el doblaje. Soy partidario y gran fan del doblaje. De hecho el otro día hice una entrevista al actor de doblaje José Padilla( Grande Skinner, Zoidberg y Mickey Mouse).
    A la pregunta de qué opinaba de las declaraciones que hizo el ministro Gabilondo sobre el doblaje, me respondió que a la cartelera actual de teatro quitaramos todas las obras extranjeras. Ya que tanto, actores,dialogos, directores artisticos, adaptadores son distintos que los de la obra orginal.Entonces se quedarían en tres obras contadas. Yo opino al igual que este hombre, que no es necesario exterminar esa profesión yo creo que la versión doblada y la V.O. pueden convivir. Francamente, Futurama es una serie genial en la versión original pero el Bender de la versión española es sensacional y supera con creces la voz yanki con esos matices que aporta su actor de doblaje Abraham Aguilar. Es como añadir una capa más de glaseado y una guinda al pastel. Al igual que una pelicula esta editada con música y efectos sonoros. ¿Por qué no puede tener voces españolas?
    Todo esto ha deribado de una cultura snob que a su vez ha deribado al tipico gafapasta que prefiere oir al actor belga Heinz Waskenfrogten por su versatil actuación aunque no se entere una mierda de que dice o que quiere expresar, pero oigan, ¡¡es Heinz Waskenfrogten !! No sé que dice pero ¡como lo dice!!
    Y a veces cuando queremos ir de individuos únicos de un grupo en realidad somos solo un individuo de un gran grupo único.

  9. Nancy Callahan 30/06/2011 a 23:44 #

    BRAVO, totalmente de acuerdo. A pesar de que de un tiempo a esta parte me he vuelto más gafapasta viendo las pelis en inglés, más que nada por practicarlo, ya no por pensar que el doblaje sea una mierda; todo lo contrario, soy una gran fan del doblaje que tenemos en España, diría que es uno de los mejores, sin duda.

    Hace tiempo que yo misma me pasaba por los foros de eldoblaje.com, pero mi cuenta está criando polvo ^^”

    De todas formas, de vez en cuando me gusta recordar a algunas de las actrices de doblaje que más me gustan dedicándoles una entrada en mi blog (sección en construcción) ;)

    Saludetes

    • Miguel Roselló 01/07/2011 a 23:53 #

      Hum, la pequeña Nancy Callahan… Ha crecido, y cómo. Estooooo… digoooo… que me alegro de que te haya gustado. Hace poco lo leí de nuevo (sí, a veces leo mi blog, así tengo el ego de grande) y pensé “ostras, creo que no he leído ningún artículo de defensa del doblaje tan bueno” (sí, sí, así tengo el ego de grande). Hay una serie de argumentos pro-doblaje que nunca me han convencido demasiado y que no veo que hagan mucho favor a la causa y que son fáciles de refutar (“algunos actores mejoran al original”, por ejemplo). Yo los he evitado y en realidad he tirado por la concordia. Si tú te has vuelto una gafapastilla con el tema de la VO, a mí no me molesta, entiendo a la gente que gusta de la VO, pero eso no tiene que ir de la mano de las críticas sin fundamento al doblaje, y ahí es donde entro yo con el escrito.

      Pd.: Capto tu sutil indirecta y hago una visita a tu blog para trastear un poco.

  10. click here 02/07/2012 a 1:51 #

    Hiya very cool site!! Man .. Excellent .
    . Superb .. I’ll bookmark your web site and take the feeds also? I am satisfied to seek out numerous helpful information right here in the put up, we’d like develop extra strategies in this regard, thank you for sharing. . . . . .

  11. Adris1416 24/12/2012 a 18:28 #

    Qué gran artículo, en España hay muchos actores de doblaje infinitamente mejores que los de imagen. Yo adoro el doblaje y espero dedicarme a el algún día

  12. Jesus Barreda. 25/12/2012 a 12:42 #

    ¡GENIAL ARTICULO!

  13. Txemi del Olmo. 29/12/2012 a 3:21 #

    Extraordinario artículo, felicidades por él. Como profesional entiendo también, además de respetarlo, a quienes prefieren la versión original que yo no prefiero. Pero en el momento en que alguien vomita lo de “estoy en contra de…” tanto de esto como si se trata de peluquería canina, pierde toda credibilidad y sobra, aquí y en cualquier foro. Qué es esa bobada de estar en contra? es una nueva guerra civil? hay bandos? A pesar de estar acostumbrado, aún flipo.

  14. the pirate bay 10/04/2013 a 4:46 #

    I recommend Utorrent for Windows and Azureus for all those other platforms.
    Control use of programs like Instant Messengers and peer
    to see download programs like Lime – Wire or the now
    defunct Pirate Bay. Put in your sexiest clothes together
    with your best perfume.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El doblaje y la Academia de Cine, un paso más distanciados. « La Voz de Jos - 11/04/2011

    […] Quisiera también apuntar brevemente que los subtítulos no son la panacea, ni suponen un acercamiento completo a la obra original, pues están igualmente sujetos a restricciones espaciales y temporales que alteran el contenido de la obra y su visionado. Este aspecto queda muy bien explicado en este artículo publicado en el blog The R Lounge, cuya lectura recomiendo encarecidamente: “También son actores”. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: