Stuntman Rose

19 Sep

Hoy, tras una infinita ristra de prácticas, dinero desembolsado y peatones seriamente heridos, he aprobado el examen práctico de conducir. Estoy bastante contento, exceptuando la decepción de que en la autoescuela no me hicieron caso cuando les dije que me dieran una R en vez de la L de siempre. Finalmente voy a poder poner en práctica una serie de cosas que llevo mucho tiempo planeando (o al menos eso pretendo haceros creer) y que no he podido hacer antes por ausencia de carnet. De acuerdo, necesito un coche y eso por ahora no parece que vaya a hacerse realidad a corto plazo, pero ya estoy un poco más cerca. Si no os interesa una lista de cosas que Miguel Roselló hará cuando tenga carnet y coche, afrontadlo como una lista de cincuenta sugerencias sobre lo que vosotros podéis hacer. Así convertiremos entre todos la carretera en un lugar mucho más emocionante y pintoresco. Vamos allá.

Mi vida desde hoy.

  1. Saltar a un barco en marcha desde un muelle.
  2. Buscar algo en el maletero y que se me encuadre en contrapicado desde dentro.
  3. Conducir despacio mientras desprecio con la mirada a la chusma de las calles.
  4. Reducir a chatarra el coche de ese grupo de petardas que no dicen más que chorradas y conducen con los pies por fuera, por gilipollas.
  5. Llevar a una chica al autocine y fingir que bostezo para pasarle una mano sobre el hombro.
  6. Escuchar Woke Up This Morning mientras conduzco.
  7. Demostrar a Vin Diesel quién es el que manda.
  8. Comprar amortiguadores locos de ésos que hacen que los coches de los pandilleros latinos boten como si estuvieran hasta arriba de speed.
  9. Atropellar a una fila de alegres deportistas con chándal naranja, con la consiguiente ristra de sonidos de mosquito aplastado.
  10. Aparcar frente a la casa de alguien aleatorio y seguirle discretamente cuando coja su propio coche.
  11. Meter en mi coche a treinta policías que agiten las porras sobre sus cabezas como locos mientras conduzco.
  12. Robar unos cuantos coches acompañado de una Angelina Jolie oxigenada y más choni que nunca. Quizá me cause alopecia severa.
  13. Convocar una extravagante carrera de coches de Nueva York a París.
  14. Con vistas al punto 13, equipar mi coche con un cañón ofensivo.
  15. Huir a México.
  16. Hacerme con una limusina con los cristales tintados, detenerme misteriosamente delante de alguien que espere el autobús y bajar la ventanilla para revelar mi cara muy seria, aunque no quiera nada en concreto de esa persona.
  17. Atropellar a un tipo con chubasquero, tirar el cadáver a un muelle cercano y jurar con mis amigos implicados que jamás hablaremos del asunto.
  18. Dejar conducir al menos una vez a Nick Nolte.
  19. Competir en una carrera de semáforo a semáforo contra un Harrison Ford con sombrero de cowboy.
  20. Dibujar una cara de tiburón en la parte de delante de mi coche para asustar a mis oponentes.
  21. Jugar a mástil de barco.
  22. Sabotear a los demás Autos Locos.
  23. Pulsar ese botón rojo de la palanca de cambios que se supone que nunca hay que pulsar.
  24. Sacar la cabeza por la ventanilla del techo y gritar “¡Uuuuuh, Hollywood!”.
  25. Robar un coche de policía y lograr que los otros ochenta que me persiguen acaben convertidos en una montaña de chatarra en mitad de un prado.
  26. Gritar “¡adelante, Gadgetomóvil!”.
  27. Hacer una muesca en el salpicadero por cada peatón que me lleve por delante.
  28. Ir resolviendo misterios por ahí con mi furgoneta.
  29. Secuestrar a alguien poniéndole una bolsa en la cabeza y metiéndole de malas maneras en el asiento trasero.
  30. Forrar mi coche como si fuera un perro gigante.
  31. Cambiar mi coche forrado como si fuera un perro gigante por una moto en miniatura.
  32. Viajar por América en una ranchera para que mis hijos aprendan el gran país en el que viven.
  33. Agitar el puño al resto de los conductores.
  34. Apostarme el coche en las Vegas y perderlo.
  35. Comprobar si mi coche es un robot extraterrestre camuflado antes de montarme en él.
  36. Entrar en un acto social distinguido rompiéndolo todo con mi coche, en un avanzado estado de ebriedad.
  37. Fundar una mafia asiática motorizada.
  38. Vencer al Corredor X en una delirante carrera epiléptica para descubrir quién se esconde tras su máscara.
  39. Lanzar caparazones de tortuga a cualquiera que intente adelantarme.
  40. Viajar a la otra punta del país con mis amigos de hermandad en una loca contrarreloj por algún motivo sexual absurdo (como una cinta de vídeo incriminatoria enviada por accidente a mi novia).
  41. Empujar a Steve McQueen fuera de la carretera.
  42. Comprarme una matrícula en la que ponga YO CONTAMINO.
  43. Dejar subir a mi limusina a esa estrafalaria mujer alta del vestido de espirales y la peluca gigante.
  44. Aparcar torcido y ocupando dos plazas reservadas para minusválidos.
  45. Robar el coche de lujo de mi padre y dejarlo en un sospechoso parking confiando en que el encargado no se lo lleve por ahí y me lo devuelva con doscientos kilómetros de más en el contador.
  46. Dejar atrás el instituto en un inexplicable coche volador.
  47. Chulearle a Jason Statham.
  48. Saltar por un precipicio para huir de este horrible mundo de hombres.
  49. Cerrar los ojos y dejar que la Fuerza conduzca por mí.
  50. Pero sobre todo, antes de cualquiera de esas cosas, comprobar que llevo el cinturón puesto y regular los retrovisores.

"Susie, ¿quién te hizo esto?" "John Lassetter... No quería que se supiera la verdad sobre la inspiración de CARS..."

2 comentarios to “Stuntman Rose”

  1. El Tipo de la Brocha 19/09/2011 a 23:08 #

    Permíteme dos sugerencias:

    51. Enfrentarme a cuatro soldados de fortuna, dejar que conviertan mi coche en un colador, dar varias vueltas de campana y salir ileso del vehículo.

    52. Llegar a un pueblecito de la América profunda y salvar a una atractiva viuda del malvado sheriff y sus secuaces con ayuda de mi coche parlante y algunas rampas convenientemente colocadas.

    • Miguel Roselló 21/09/2011 a 12:24 #

      No, si aquí tirando de referencias podemos sacar como un millón. En cualquier caso, nótese cómo he evitado comentarios sobre condensadores de fluzo y tal, que ya están un poco quemaos.

      Y desde mi nueva perspectiva de conductor concienciado, me doy cuenta de la irresponsabilidad que es viajar en el tiempo con un DeLorean, que implica necesariamente saltarse las normas de circulación. 140 por hora, habráse visto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: