Archive | Uncategorized RSS feed for this section

Bella y Bestia no son

29 Mar

Esta historia empezó en 2010. No, en realidad empezó en 1996, cuando a alguien se le ocurrió que las nuevas tecnologías habían avanzado lo suficiente como para epatar al paleto medio con 101 dálmatas convincentemente recreados vía CGI. Como contrapunto humano, se fichó a Glenn Close para que lo diera todo como la Cruella de Vil definitiva. El tiempo ha relegado todo aquello a la categoría de mera curiosidad mencionada de tanto en cuando, el 99% de las veces por boca de alguien que fue crío en aquella época. Las pocas veces que pensamos en aquella película la asociamos a la bufonada inofensiva media que entendíamos por cine familiar a mediados de los noventa. Los perritos en CGI no han quedado sino como una gota más en el océano de las monstruosidades digitales de aquellos terribles años que sucedieron a Parque Jurásico en los que Hollywood se volcó en la creencia de que los gráficos por ordenador habían alcanzado el pináculo de la creación virtual, justo entre los cocodrilos de Eraser y los monos de Jumanji. Muchas buenas palabras se dedicaron al trabajo de Close, palabras merecidas pero en última instancia irrelevantes, dado que veinte años después las aguas han vuelto a su cauce y la mención de Cruella de Vil nos trae a la mente la inmortal creación animada de Marc Davis en 1961 y poco más. Una nueva intentona de tratar de remplazar la perfección en el imaginario popular está a la vuelta de la esquina, con Emma Stone recogiendo el testigo de Close, pero no adelantemos acontecimientos.

101-dalmatians-4

Eso, quedémonos aquí un momento más, para reflexionar sobre cometer los mismos errores dos veces.

Sigue leyendo

Vida después de Anna y Elsa: cavilación en dos partes

5 Dic

Hace unos días andaba yo deambulando por el Carrefour con mi gabardina de exhibicionista y me quedé mirando un calendario de adviento de Frozen, con Anna y Elsa ahí muy sonrientes y más maquilladas que Jade, la Bratz fashionista. Desde fuera podría haber parecido que me había quedado hipnotizado ante aquella inexplicable brujería que llamaban impore, pero lo cierto es que estaba sumido en mis pensamientos. Y es que los momentos de revelación que llegan sin previo aviso tienen una cualidad casi surrealista.

La ubicuidad de los rostros de Anna y Elsa en nuestro día a día es algo que ya hemos asumido como el comer o la tipografía de Batman Forever en el letrero de cualquier negocio de medio pelo de Madrid. Ya sea en merchandising, carteles anunciando el enésimo espectáculo temático sobre hielo, subproductos apócrifos con Leticia Sabater o incluso en esa niña que ahora mismo ha pasado por tu lado cantando Let It Go a todo volumen –no me mires así, no es que te esté vigilando, es que la estadística está de mi parte en esto–, ahí esta Frozen (y cuando me despierto después de haber dormido con Amy, ahí está Amy). No obstante, no debería ser tan difícil comprender mi súbito sentimiento de extrañeza ante el monstruoso fenómeno representado por aquel calendario de adviento. Habiendo nacido en 1988, el reinado absoluto de la Disney como expendedora de entretenimiento familiar se había ido desvaneciendo gradualmente al compás de mi infancia desde el pico histórico de El rey león en el 94, de modo que el grueso de mi vida como persona adulta –o al menos como ser humano con cierta capacidad crítica / adolescente salido– he conocido a una Disney derrocada, una compañía que pese a no haber parado nunca de intentar volver a rugir triunfalmente con nuevas historias que añadir a su canon animado, ha vivido casi exclusivamente de mantener vivos los recuerdos y la nostalgia por tiempos mejores. Mirando aquel calendario fui consciente por primera vez, de forma explícita, de que el status quo al que estaba acostumbrado hasta el límite del no cuestionamiento había cambiado por completo. Allí estaba la Disney, de nuevo reina indiscutible, logrando de nuevo lo que desde el 94 no había alcanzado salvo esporádicamente y mediante propiedades adquiridas, no propias: una fiebre de proporciones descomunales que, en 2016 –tres años después de la aparición de Frozen en las pantallas–, ya puede considerarse carne de Historia.

16538878

Siniestras soylent-implicaciones.

Sigue leyendo

Imagen

Bienvenida a Hogwarts

28 Nov

carta-dumbli

Men At (Dream)Work: ¡Ahora con más Soylent Green!

15 Dic

Esta entrada fue inicialmente escrita en el lejano y retrofuturista año 2010, aquel añorado tiempo en el que veíamos Patoaventuras antes de irnos al cole, merendábamos pan con nocilla, rebobinábamos cintas de casette con la ayuda de un boli Bic y cuidábamos a nuestros tamagotchis con mimo y tesón. Entonces no lo sabíamos, pero Pixar acababa de poner punto y final con Toy Story 3 a su espectacular racha de éxitos artísticos para adentrarse en una era incierta que todos esperamos que termine con el estreno en 2015 de Inside Out. Entre tanto, la Disney experimentaba lo opuesto al comenzar una escalada de éxitos comerciales que culminaría en las pornográficas cantidades de dinero amasadas por Frozen retitulada en The R Lounge como Las aventuras de Anna y Elsa en función de los Estudios de Mercado–; la audacia de estudios como Sony Animation y Laika permitió el florecimiento de propuestas animadas de calidad surgidas de competidores insospechados –una versión corregida y aumentada de las penosas maniobras financieras que en la década anterior trataban de robar un trozo del pastel de los estudios más poderosos con Ant Bully y porquerías por el estilo–; y la domesticación del perro siguió inalterable su curso.

¿Pero qué ha pasado con DreamWorks en estos años? Todo y nada. ¿Todo? Sí, porque han adquirido un ritmo frenético de estrenos que ha llevado a que entre lo más reciente que reseñé en esta entrada en 2010 –Cómo entrenar a tu dragón– y el momento presente han sacado nueve películas, diez si publico esto después del estreno de Los Pingüinos de Madagascar, once si tengo un accidente relacionado con la asfixia autoerótica, paso un par de meses en observación y salgo una vez se haya estrenado Home. ¿Nada? También, porque la irregularidad de estas nuevas películas ya ha dejado suficientemente claro que aquellos atisbos de autoexigencia que empezaban a distinguirse conforme terminaba la década no fue más que un espejismo y que en DreamWorks se conforman con tener algo en los cines con lo que cubrir cada temporada de fiestas, y si sale bien estupendo. Ah, no, una cosa más: DreamWorks está en la ruina.

Somos balleneros y llevamos arpones, más como en la luna no hay ballenas cantamos canciones.

Sigue leyendo

El Bart, El

25 Ago

“¿Intento de asesinato? ¿Qué significa eso? ¿Acaso dan un nóbel por intento de química?”

Un año más, la familia amarilla favorita de América volverá a nuestras pantallas y torrents. Matt Groening, el hombre que en 1994 retiró su nombre por primera vez de los créditos de un episodio de la serie por considerarlo una burda estratagema comercial para promocionar una nueva serie de la Fox (El crítico), ha declarado alegremente en la Comic Con que no ve motivo alguno por el que la serie deba terminar a corto plazo, pensando sin duda en la era de bonanza creativa de la serie que ratifican los inminentes crossovers con Futurama y Padre de familia. Diría que el parecido físico que guarda con George Lucas no es casual.

La temporada 26. Se dice pronto, sobre todo para una serie cuyos años dorados se agotaron en la novena temporada. Observemos la cruda realidad en forma de gráfico, porque a Lisa le encantan los gráficos:

gráficosimpson

Trabajar en La Razón me está afectando.

Sigue leyendo

Stuntman Rose

19 Sep

Hoy, tras una infinita ristra de prácticas, dinero desembolsado y peatones seriamente heridos, he aprobado el examen práctico de conducir. Estoy bastante contento, exceptuando la decepción de que en la autoescuela no me hicieron caso cuando les dije que me dieran una R en vez de la L de siempre. Finalmente voy a poder poner en práctica una serie de cosas que llevo mucho tiempo planeando (o al menos eso pretendo haceros creer) y que no he podido hacer antes por ausencia de carnet. De acuerdo, necesito un coche y eso por ahora no parece que vaya a hacerse realidad a corto plazo, pero ya estoy un poco más cerca. Si no os interesa una lista de cosas que Miguel Roselló hará cuando tenga carnet y coche, afrontadlo como una lista de cincuenta sugerencias sobre lo que vosotros podéis hacer. Así convertiremos entre todos la carretera en un lugar mucho más emocionante y pintoresco. Vamos allá.

Mi vida desde hoy.

Sigue leyendo

The Test You’ve Never Seen Before

28 Dic

¿Sabéis qué? Resulta que el día 20 hizo un año del nacimiento de este señor blog. No sé por qué, pero yo estaba convencido de que eso no sería hasta hoy, día 28, y cuando hace tres o cuatro días me dio por comprobarlo y descubrí que el día del aniversario había pasado sin pena ni gloria, pillé un mosqueo de tres pares de narices y mandé a tomar viento la entrada especial que tenía en mente para tan magna ocasión, y a la que pretendía llamar, en un originalísimo guiño a Los Simpson, La espectacular entrada número 64. Ahora mismo no sé qué haré con esa entrada que me hacía cierta ilusión y cuyo momento he dejado pasar estúpidamente, tal vez la deje para cuando lleve cien artículos, o tal vez la publique exactamente cuando me dé la gana, pero por ahora no pienso hacerlo. A cambio de eso, voy a echar la vista al pasado y recuperar, para ir tirando hasta que escriba una entrada en condiciones, una cosa bastante divertida que escribí a principios de 2007.

¿Y no se te ocurre otra forma de decírmelo que con esta mierda cursi prefabricada? Aaah, echo de menos estos correos...

Sigue leyendo

Universe Hollywood

12 Dic

¡Bienvenidos a Universe Hollywood, la alternativa apócrifa a Planet Hollywood! En Universe Hollywood, el restaurante más cinematográfico del mundo, podrán disfrutar de un almuerzo inolvidable en compañía de las estrellas más rutilantes del firmamento de la pantalla, a un precio muy económico. ¡En Universe Hollywood hasta la elección del almuerzo es una experiencia inolvidable, pues todos los platos llevan el nombre de un afamado director! Permítanme que les enumere la inmensa variedad de opciones entre las que elegir, porque en Universe Hollywood hay platos para toda la familia, desde los más pequeños hasta el tío drogadicto habitualmente repudiado como la oveja negra.

Sigue leyendo

Feliz cumpleaños, Audrey

4 May

Dos visiones antitéticas, dos visiones desconocidas. La Audrey más sensual y la Audrey más cándida.

Porque a mí me da la gana y porque ella lo vale. Ojalá hubiese tenido tiempo de preparar algo más contundente. Pero con ella basta. Feliz cumpleaños, Audrey.

A %d blogueros les gusta esto: