Archivo de la etiqueta: Torturas

Sádico entrenamiento

No concibo cómo malgastar tus tardes yendo a un deporte en el que te presionan pueda ser algo que se pueda disfrutar. De hecho, ni siquiera concibo el por qué de la importancia que se da a los deportes, a los que se dedica un nivel de compromiso prácticamente sectario: son algo que hay que tomarse más en serio que cualquier otra cosa, tienen horarios inhumanos que vienen a ser todos parecidos (todos los días, de cinco de la tarde hasta que los búhos empiezan a cantar), y sobre todo, si no se entrega uno “al ciento veinte por cien”, “a muerte” o cualquier exageración de ésas que gustan de utilizar los deportistas más te vale largarte a tu casa. Aquí no sabemos de medias tintas. Ahora voy a meterme en terreno de monologuista rancio, pero no puedo pasar por alto la figura del entrenador, ese sujeto por lo general entrado en años pero con la salud de un toro (esto sólo lo supongo, de lo contrario desempeñaría su profesión con bastante hipocresía) y con un silbato colgado del cuello que no se quita ni para ir a la iglesia. Este señor es un cascarrabias que se toma su trabajo con pasión hasta el punto de gritarte coléricamente por no haber asistido al entrenamiento aquel día en el que viste que el huracán había arrancado de cuajo el hospital de sus cimientos. Y todos suelen ser iguales. Los hay más altos y los hay más bajos, los hay más gordos y los hay más obesos, los hay más calvos y los hay más canosos; pero todos son unas bestias irascibles con los niveles de azúcar por las nubes que gritan hasta desgañitarse durante las competiciones o los partidos, según el deporte que tu madre te haya obligado a practicar.

¿Con todos los piragüistas pisándonos los talones quieres que vayamos al Club Náutico? ¿¿A la boca del lobo??

Seguir leyendo Sádico entrenamiento